Se encuentra usted aquí

RPM Records: Pasión por la música

RPM Records: Pasión por la música

Visita a a una de las tiendas especializadas en vinilos
Domingo 08 Enero, 2017
RPM Records: Pasión por la música

RPM Records es una tienda musical surgida en Bogotá en octubre de 2014. Su concepto va más allá del simple hecho de vender álbumes, enfocándose en brindar un ambiente ameno donde los sonidos sean protagonistas. Con un surtido envidiable donde se pueden hallar algunos de los acetatos más representativos de las últimas décadas, RPM se erige como un referente obligado en la pujante cultura del disco.

Rockaxis conversó con Julián Correcha, fundador y co-propietario de este negocio, quien nos habló sobre los orígenes de RPM Records y aspectos relacionados con la distribución de este formato.

¿De dónde vino la idea de crear una tienda especializada como RPM Records?

Julián Correcha: Partió principalmente de un interés personal con mi compañera de vida Liliana Andrade. Hemos estado metidos en la música de diferentes maneras desde hace tiempo. Siempre habíamos tenido el sueño de tener una tienda o un bar alternativo al estilo de los noventa. En uno de los viajes que realizamos pudimos ver una tienda de discos muy linda y en ese momento nos dijimos que era la hora de hacerlo. Sentíamos que a la ciudad le hacía falta un espacio de estas características. Al final un establecimiento de este tipo se convierte en un espacio para hablar de música un martes a las tres de la tarde. En realidad hay muy pocos lugares en Bogotá para hacer eso. 

¿Qué impacto tiene el mercado del vinilo en la capital?

JC: Hay varios factores que hay que tener en cuenta. El número uno y más importante es el impacto dentro de la gente que hace colecciones de discos y los melómanos que adquieren música con regularidad. Este tipo de formatos está más enfocado en personas así, en un público que se preocupa mucho por tener versiones muy bonitas. En este caso el vinilo brinda ediciones más románticas e invita al disfrute de la música. En realidad ofrecemos puro deleite a la gente que va a la tienda con ganas de incrementar sus colecciones.

¿Cuáles son los títulos más vendidos en la tienda?

JC: Podemos decir que el más vendido en la tienda ha sido el “B” de Diamante Eléctrico. De hecho con este trabajo hicimos un evento y una estrategia de preventa. Por ejemplo para el Record Store Day de este año realizaron una firma de autógrafos con sus fanáticos donde la tienda estuvo a reventar. Otros artistas que tuvieron excelentes ventas fueron Jack White y Radiohead. 

¿Por qué las bandas nacionales deberían publicar en vinilo?

JC: Está bien hacer el ejercicio para poder tener ediciones más elaboradas y hacer algo que vaya un paso más allá de lo que es la música. Si tienes la posibilidad de presentar tu trabajo en un formato más atractivo para la audiencia, puedes encontrar factores de diferenciación como tener un disco de color o un arte con un libro. Se pueden hacer ese tipo de inversiones cuando tengas un público interesado en adquirirlo. Por ejemplo con Diamante Eléctrico hicimos preventa y cuando salió el vinilo teníamos cierta duda pero al final funcionó. Si bien la música es el factor más importante para que la gente escuche a los artistas, también es interesante que le apunten al gusto que implica tener estas ediciones, aunque sabemos que el tipo de inversión que hay que hacer no es económica. Lo malo del asunto es que acá en Colombia no se están editando acetatos en este momento. Las grandes prensadoras de discos cerraron en los noventa y todavía no se ve que vaya a pasar mucho en el panorama. 

¿Cuáles son sus tres vinilos favoritos?

JC: Mi vinilo favorito es “In Rainbows” de Radiohead. Es mi punto de inflexión hacia este formato. Comprar ese disco fue como reafirmar que estaba haciendo bien al seguir completando mi colección de acetatos. Me encanta también “Muerte en Pereira” de la banda capitalina del mismo nombre. Estoy muy contento porque hemos tenido contacto directo con Felipe Salazar, baterista de ese grupo. Es una edición de 2009 que podría considerarse como una mezcla de noise con new wave que me gusta bastante. Hace poco me conseguí un compilado del sello discográfico Soul Jazz Records titulado “New York Noise” que había salido en los ochenta y cuya reedición salió hasta ahora. Es muy chévere porque retrata lo que pasó en esa ciudad a finales de los setenta. Es una joya. 

Ustedes han tenido la oportunidad de organizar presentaciones en la tienda. ¿De dónde surgió la idea de generar este espacio?

JC: Cuando fundamos la tienda había dos factores muy importantes que tuvimos en cuenta aparte de música. Uno de ellos era abrir una ventana para apoyar la movida local. La segunda era tener un lugar donde la gente pudiera estar un rato y tomarse un café. Si uno va a buscar discos con la novia, ella puede tomarse algo mientras uno se queda ahí un rato buscando. Al principio arrancamos de manera muy inocente pero de un momento a otro la cosa estaba cogiendo vuelo, porque hay mucha gente que quiere mostrar su trabajo. Al inicio los viernes y sábados estamos haciendo toques o tarde de coleccionistas que consistían en invitar a amigos a poner sus vinilos sin necesidad de ser DJ’s profesionales. Es una forma de decir que si tienes un acetato puedes venir a compartírnoslo. Ahora también están las sesiones RPM, en donde hemos tenido semanas de cuatro o cinco toques, aunque hemos tratado de mantenerlo en el formato de viernes y sábado. Haciendo cuentas para el cierre del primer año de RPM contabilizamos 80 toques, lo cual es una verdadera locura para una tienda de discos. 

¿Qué tiene que hacer una banda para presentarse en RPM Records?

JC: Solamente deben enviar un correo electrónico a [email protected]. Nosotros tratamos de sentarnos a escuchar la mayor cantidad propuestas posibles. Luego respondemos y si es adecuado para la banda cuadramos la agenda para comenzar a mover el evento. Las presentaciones suelen ser muy íntimas de hecho nos ha pasado que los artistas nos cuentan que a veces se sienten nerviosos por tocar con gente tan cerca de ellos.

¿El vinilo es moda pasajera?

JC: No lo creo. Pienso que fue maltratado a finales de los ochenta por el advenimiento del CD que es un su formato que tiene sus ventajas. La gran falencia que tiene el vinilo es la portabilidad pero eso se resuelve rápidamente en la actualidad con una tarjeta de descarga. El acetato tiene bastantes posibilidades en este tiempo de música tan impersonal donde los sonidos están en el aire. Las disqueras se tropezaron con este fenómeno que no pudieron visualizar ni en sus sueños más eróticos. De repente tuvieron que volver a lanzar ediciones de lujo para vendérselos a un gran público diferente a la masa que compra canciones en Itunes o Spotify. En la década pasada recuerdo haber tenido muchas gigas de música, pero el hecho de no palparla lo hacía a uno despreciar lo que estaba escuchando en cierto modo. La magia de la aguja moviéndose dentro de los surcos es algo muy especial. 

Por: Hugo Alejandro Bernal
Fotografías: Khristian Forero

Contenido originalmente publicado en la edición 14 de la revista Rockaxis Colombia 

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Novedades Danicattack ‘Algo va a caer’, la nueva canción de Danicattack 51 mins 41 segs
Videos The Stranges Madness - (Versión acústica) 1 hora 36 mins
Novedades The Stranges Video: The Stranges se muestra en acústico 1 hora 51 mins
Novedades Hackmed Video: Hackmed expone su show en el Día de Rock Colombia 2 días 21 horas
Discos Telebit Ciegos corazones 3 días 6 mins