Se encuentra usted aquí

Rock al Parque 2017 – Día 1: El salmo del metal

Rock al Parque 2017 – Día 1: El salmo del metal

El festival ofreció una letal dosis de sonidos extremos
Rock al Parque 2017 – Día 1: El salmo del metal

Sábado 1 de julio de 2017
Parque Simón Bolívar - Bogotá

Es ya una norma, impuesta a través del uso y la costumbre, que el primer día de Rock al Parque se destine casi exclusivamente el metal. Los escenarios se engalanan con músicos entregados a su compromiso con la música pesada y el público se viste de negro, cuero y taches. La edición 2017 del festival no fue la excepción y, como era de esperarse, el cartel ofrecido estuvo a la altura de las expectativas del público metalero de la capital.

Desde primeras horas de la tarde, el Simón Bolívar fue sitio de reunión para multitudes de rockeros ansiosos de agresión sonora en su más puro estado. La jornada contó con la presencia de agrupaciones locales, y buena proyección dentro de la escena, como Umzac, Brand New Blood, Poker y Vein; cada una adscrita a una corriente distinta dentro de la amplia paleta sonora del metal, pero todas sujetas al común denominador de la música extrema como norte y bandera. Una a una las bandas dieron fe de su talante interpretativo a lo cual el público respondió en debida forma entregándose al desenfreno en forma de pogos demenciales y el siempre incesante cabeceo.

Actos de mayor recorrido en el circuito nacional también aportaron al cóctel de violencia que se servía a los asistentes. Ekhymosis retornó por primera vez en mucho tiempo a Rock al Parque para brindar un despliegue de afilado speed metal, el mismo con el que se dieron a conocer como líderes de la escena paisa hace 30 años. Darkness, leyenda del metal capitalino, se despidió de la vida artística con un repertorio donde brillaron sus temas más emblemáticos, cerrando con ‘Metalero’, himno de los melenudos a lo largo y ancho del país, ante la ovación de un público plenamente consciente de su peso en la escena.

Liderados por el impredecible Víctor “Piolín” Jaramillo, Reencarnación cerró por lo alto el escenario Eco con un ataque de sonidos afilados y letras vitriólicas al mejor estilo de la vieja escuela del “metal medallo”. Por su parte los caleños Occultus deleitaron a los asistentes en Plaza con su sofisticado equilibrio de agresión con melodías góticas.

El apartado internacional se erigió, no solo como el aspecto más esperado por parte del público, sino también como el más llamativo de la jornada. Los alemanes Heaven Shall Burn incitaron al caos en el escenario principal con su brutal mezcla de death melódico y metalcore, llevado de la mano con el impecable manejo escénico de su vocalista Marcus Bischoff; un set de aproximadamente una hora que no dejó cuello incólume entre los espectadores.

Las brasileras Nervosa hicieron destrozos en Bio con su abrasivo thrash metal. Comandadas por la incombustible Fernanda Lira en el bajo, el trío proveniente de São Paulo exhibió sus credenciales como uno de los mejores exponentes del género al maniobrar impecablemente los serpenteantes ritmos de cortes como ‘Guerra santa’, e ‘Intolerance Means War’ (completo con uno de los mejores solos en el repertorio de Prika Amaral). El despiadado ataque rítmico de la baterista Luana Dametto puso la rúbrica a una presentación que demostró que el metal no es solo un juego de hombres.

Como acto de cierre para la tarima Bio tuvimos a los estadounidenses Death Angel, referente del thrash metal desde hace más de 30 años. En la que fuere su primera visita a la capital, el quinteto de San Francisco acabó con los pocos vestigios de cordura remanentes entre el público. Pasando revista a su dentada discografía, y de la mano con la inconfundible voz de Mark Osegueda, los veteranos “thrashers” hicieron vibrar el escenario al entonar cortes avasallantes como ‘Evil Priest’, ‘Thrown to the Wolves’ y ‘Father of Lies’. La telepática coordinación entre los guitarristas Rob Cavestani y Ted Aguilar fue la espina dorsal de la explosiva presentación que culminó con el clásico ‘Kill as One’ y ‘The Moth’, extracto de su más reciente álbum “The Evil Divide”.

Correspondió a Lamb of God cerrar el escenario principal. Como era de esperarse por parte del veterano quinteto, los asistentes fueron bombardeados con una incendiaria lluvia de sonidos pesados. A pesar de algunos problemas técnicos menores, la agrupación dio muestra de su profesionalismo al ofrecer un repertorio con lo mejor de su catálogo, temas como ‘Laid to Rest’, ‘Ghost Walking’, ‘Walk with Me in Hell’ y ‘Redneck’ sacudieron los cimientos del recinto que se sintió encoger ante la desbordante energía del vocalista y líder Randy Blythe. Ciertamente una culminación digna de la reputación del “Sábado Negro” de Rock al Parque.

Kerym Rivas
Fotografías:Khristian Forero 

Más imágenes de la primera jornada

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Discos Black Fairy Quintaesencia 2 días 2 horas
Shows Los Toreros Muertos, claudio narea, miguel tapia Los Toreros Muertos + Narea y Tapia - Rock hispano en doble dosis 6 días 4 horas
Galeria Los Toreros Muertos, claudio narea, miguel tapia Los Toreros Muertos + Claudio Narea y Miguel Tapia 6 días 4 horas
Novedades Estados Alterados Estados Alterados abrirá a Depeche Mode en Colombia 1 semana 1 hora
Shows Arcade Fire, Bomba Estéreo Arcade Fire - Infinitamente contentos 1 semana 3 horas