Se encuentra usted aquí

Metal resistance

Metal resistance

Metal resistance

Viernes 29 Abril, 2016

2016. Toy's Factory

La industria del j-pop o pop japonés funciona como una fábrica: hábiles laboratoristas producen en serie música altamente adhesiva. Los grupos se forman vía casting con jóvenes intercambiables entre sí y fáciles de reemplazar conforme envejecen. No lo esconden. En Sakura Gakuin, las niñas van rotando: cuando las mayores terminan el colegio, llegan otras menores que ellas a tomar su lugar; incluso dan conciertos anuales de "graduación". Actualmente son nueve.

Con tanto personal disponible, frecuentemente se divide en facciones, una práctica común para vender conciertos la misma noche en distintas ciudades. Sakura Gakuin tenía un subconjunto, un club del heavy metal. De ahí salieron las tres chicas que integran Babymetal: Yui Mizuno (Yuimetal) y Moa Kikuchi (Moametal), de 16 años, y la carta más segura para una futura carrera solista, su líder de facto, Suzuka Nakamoto (Su-metal), de 18.

Después de unirse el 2010, por decisión de terceros y sin que ninguna de sus integrantes supiera de metal, el trío nipón tiene dos discos. El primero, un homónimo de 2014, planteaba la improbable mezcla de voces j-pop y bases metaleras que ahora, en "Metal resistance", es perfeccionada por manos expertas. Miembros de bandas japonesas de diversas ramas del rock y el metal asesoran a Babymetal, y también los guitarristas Sam Totman y Herman Li de los ingleses DragonForce, que con su labor en 'Road of resistance', la apertura, evocan levemente a Sonata Arctica en 'My land'.

Aclaremos que, pese a las referencias de esa canción, Babymetal no es un proyecto de power metal. Sin previo aviso, va del folk metal en 'Meta taro' al groove metal en 'Karate' o al speed metal en 'Sis, anger'. Tiene una power ballad, 'No rain, no rainbow', y un tema de características progresivas, 'Tales of the destinies'. Engulle referencias que vienen desde géneros alejados de las guitarras eléctricas y las melenas: ska ('Yava!'), rap ('GJ!'), drum and bass ('Awadama fever').

Exuberante y sobrecargado hasta el barroquismo, "Metal resistance" es un signo exclamativo hecho música, la exageración de una exageración. Y de algún modo se las arregla para cumplir la promesa de su carátula, en la que el logo del grupo tiene bordes puntiagudos, pero adentro lleva corazoncitos. De hecho, 'The one', su primera canción en inglés, disociada del resto del disco y con Su-metal como solista, cierra insinuando un futuro más kawaii que metalero.

Andrés Panes

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado