Se encuentra usted aquí

PAIN OF SALVATION en Chile

PAIN OF SALVATION en Chile

El Elemento Perfecto

25 de Septiembre de 2012 - Teatro Cariola

 

De lo bueno poco, reza un dicho. Tuvimos que esperar tanto para tener otra gira de Pain Of Salvation por Sudamérica y que esta vez los traiga por primera vez a Chile; debe ser por eso que las casi dos horas de show que nos presentaron anoche parecieron realmente muy poco para poder absorber toda la magia que ofrecían estos abanderados del Rock Progresivo. Ya habían visitado anteriormente Brasil, pero por alguna razón se saltaban nuestra capital; sin embargo, los liderados por Daniel Gildenlöw saldaron la deuda con uno de los mejores shows que hayamos presenciado por parte de una las bandas más exitosas dentro del género.

 

El mundo de la música -y del Progresivo en particular- sería un lugar mucho más vacío si no fuera por los gustos del Sr. Gildenlöw. Este es un tipo que tiene más talento e ideas que muchas bandas de la actualidad. Vivir con este tipo de ideas creativas no puede ser fácil para él o sus compañeros de grupo. Después de girar junto a Opeth el año pasado, dos miembros -el tecladista Frederick Hermansson y el guitarrista Johann Hallgren- dejaron la banda (aún se lamenta además la salida de Kristoffer Gildenlöw), y  rápidamente han llegado Daniel Karlsson (que se desempeñaba como bajista en la banda) y Ragnar Zolberg para completar la formación, además del reemplazo de Karlsson por Gustaf Hielm (quien ya había estado en los comienzos de la banda). Si estos músicos no se hubieran adaptado tan rápido, es seguro que Pain Of Salvation podía haber cancelado fácilmente la gira. Por suerte los chicos nuevos encajaron muy bien, hasta el punto de que parece como si en el seno de la banda no hubiese pasado nada; por el contrario, parece haber habido una nueva inyección de energía, sobre todo en la dinámica vocal agregada por Zolberg. Estos dos músicos (Gustaf Hielm y Ragnar Zolberg) son actualmente sólo músicos de apoyo, pero seguramente Gildenlöw puede verlos como un ajuste perfecto para el futuro.

 

Daniel Gildenlöw siempre ha sido la fuerza motriz de la banda, y pasados algunos minutos de las 21:00 horas, era la ocasión perfecta para comprobar cómo estaban sonando los suecos en directo. Se apagan las luces del Cariola y los fanáticos, que sumaban una cantidad considerable para sorpresa de muchos, comenzaban a vivir la magia del Progresivo Setentero (actualmente la propuesta de POS). El lugar estaba lleno a la mitad de su capacidad probablemente, pero en el escenario la banda tocó como si el lugar estuviera repleto.

 

Tras algunos instantes de espera, y de forma algo extraña, Daniel Gildenlöw da la partida con ‘Road Salt’, una balada para iniciar el show y que marcaría también la pauta para el cierre. ‘Softly She Cries’ caería luego -uno más de la serie “Road Salt” prepararadas para la noche- y desde el primer minuto Daniel se metió al bolsillo a toda la audiencia no sólo con su voz, sino con su sola presencia.

 

En un principio me soreprendió que la batería se colocara en la parte frontal derecha, así el único miembro del grupo que se encontraba en la parte posterior era el nuevo teclista Daniel Karlsson; pero a medida que avanzaba el concierto era claro que Gildenlöw quería más lugar para los miembros de la banda y para él, sobre todo en las canciones donde no tocaba la guitarra.

 

La voz de Daniel estuvo en muy buena forma, golpeando las secciones más crudas, así como los gritos más altos. ‘Linoleum’ trae las primeras bromas público, al tiempo que Gildenlöw, y después de varios intentos de la audiencia tratando de seguir el riff, la canción consigue patear traseros. Tanto es así, que Daniel anuncia fallas con las pistas de acompañamiento, pero parece que nadie logra notarlo. ‘Diffidentia’, un habitual dentro del setlist de esta gira, es la que sigue y es un gran ejemplo de su pasada (y continúa) gloria. Las canciones del “Road Salt Two” (disco que vienen promocionando) seguirían sonando, con grandes performances en el emotivo ‘1979’ y ‘To The Shoreline’, en donde el público demuestra su rendición ante estos suecos. Los problemas con las secuencias obligan a improvisar un solo de batería, en donde hacia la parte final la banda juega con el ‘Idioglossia’ del clásico “The Perfect Element Pt 1”. Simplemente notable.

 

El track ‘Used’ resultó ser uno de los puntos culminantes de la noche, sobre todo debido a las voces magníficas de Zolberg. Este músico puede darnos algunas sorpresas interesantes en un futuro no muy lejano. De todas maneras el setlist se centró principalmente en torno a los “Road Salt”, pero habría espacio para las canciones más antiguas, especialmente del mencionando “The Perfect Element Pt 1”. Es así que sonaría ‘In the Flesh’, coreada a todo pulmón por el público y que fue seguida poco después por las épicas ‘Ashes’, ‘Morning on Earth’ y ‘Reconciliation’ del mismo álbum.

Después de que la banda se tomara una pausa por unos momentos, volverían al ataque con una sorpresa que tenían bajo la manga. En primer lugar, Daniel desapareció del escenario, para luego tomar por asalto uno de los balcones del teatro y regalarnos una emotiva versión del ‘Iter Impius’ del álbum “Be”. Era prácticamente Gildenlöw cantando sobre nuestras cabezas. De los mejores momentos del show.

 

La noche iba terminándose y caía la excelente ‘Undertow’ con Ragnar Zolberg en la voz principal, logrando gran recepción por parte del público (insisto, este tipo nos dará grandes sorpresas). Nada mejor cuando todos los miembros de una banda saben armonizar, pues quí las armonías y las voces en capas sonaron perfectas. Tremendo tema. El bis final no pudo ser mejor, con ese tema llamado ‘Strees’ y ‘Beyond the Pale’ ya hacia el cierre. La despedida seria con el track del “Road Salt One”, ‘Sisters’, una excelente canción, pero para mí gusto algo lenta para cerrar un show como este, lleno de tanta energía. Igual todos disfrutamos esto inmensamente.

 

Quizás hubo algunas omisiones importantes, como el excelente ‘Healing Now’ o ‘Scarsick’, pero esta no sería la noche en que las escucharíamos. Esas quedan pendientes para una próxima visita. En cuanto a los nuevos miembros de la banda todos hicieron muy bien su trabajo: Daniel Karlsson toco sus partes, pero por lo demás pareció un poco anónimo y desinteresado; Gustaf Hielm en bajo, era parte de Pain Of Salvation mucho antes de entrar a Meshuggah, por lo que es claro que él es un excelente músico; Ragnar Solberg tenía unos zapatos muy grandes que llenar después de la salida de Johan Hallgren, pero hizo un trabajo excelente, es más, con las armonías y los coros fue realmente un lujo; también fue muy bueno ver a Léo Margarit todo el show en la parte delantera, ya que su forma de tocar es simplemente fantástica, con mucha influencia Rock/Heavy, pero con la sensación de un baterista de Blues/Jazz.

 

Daniel Gildenlöw fue el centro de atención, ingenioso, irónico, con mucho contacto visual y con un muy buen manejo de su voz. No importa si estaba cantando las melodías más suaves o gritando las notas más altas, pues todo sonaba muy bien. Es en el escenario en donde todo está bajo su control, pero supongo que no es ninguna sorpresa, ya que él escribe la mayor parte de las canciones, produce los discos, además de diseñar el arte y sitio web. Durante todo el espectáculo se comunicó mucho con el público, dentro de su manera despreocupada, pero a la vez irónica. Este nuevo lineup definitivamente pasó la prueba y Daniel -sin duda- todavía tiene hambre. Será interesante ver lo que él y Pain Of Salvation puedan concretar en el estudio próximamente.

 

Las experimentaciones musicales en las que ingresó Pain Of Salvation pudo haber decepcionado a algunos de los fans más tradicionales, pero es innegable que la banda ha estado grabando música sin concesiones por quince años y álbumes como los dos “Road Salt” son una gran manifestación de toda la fuerza y potencialidad que posee la agrupación. Me siento honrado de haber visto a Pain Of Salvation en su mejor momento. Las dos horas que duró el show bastaron para confirmar por qué son una de las mejores bandas de la actualidad. Quizás el ser Martes mermó un poco el número de asistentes, pero siempre me preguntaré porque no son seguidos por una mayor cantidad de público. Es una excelente banda, con unos selectos músicos, un genio compositivo como pocos y que, con el paso del tiempo, nos han dejado grandes joyas musicales. En fin… ¿En qué se parece la vida a la música? En que ambas suelen ser injustas a veces.

 

Alexis Pérez Escalante

 

 

Setlist de Pain Of Salvation:

 

-Road Salt

-Road Salt Theme

-Softly She Cries

-Linoleum

-Diffidentia

-1979

-To the Shoreline

-Solo de Bateria [con Idioglossia hacia el final]

-Used

-In the Flesh

-Ashes

-Morning on Earth

-Reconciliation

-Iter Impius

-Stress

-Undertow [con Ragnar Zolberg en voz principal]

-Beyond the Pale

-Sisters

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Novedades Pain Of Salvation Pain of Salvation posterga gira sudamericana 2 meses 3 semanas
Novedades Los mejores discos de metal del primer semestre 9 meses 1 semana
Discos Pain Of Salvation In The Passing Light Of Day 1 año 2 meses
Videos Pain Of Salvation Meaningless 1 año 5 meses
Videos Pain Of Salvation Fallin home 3 años 1 mes