Se encuentra usted aquí

Dios te salve, Kim Deal

Dios te salve, Kim Deal

El pedregoso camino de la líder de The Breeders
Jueves 08 Marzo, 2018
Dios te salve, Kim Deal

Cuenta la leyenda que el origen de las fricciones dentro de los Pixies eran los celos que Black Francis le tenía a Kim Deal, exacerbados al punto de que en los últimos discos de la primera etapa del grupo, "Bossanova" y "Trompe Le Monde", los aportes creativos de la bajista eran bloqueados por el cantante, quien no soportaba la simpatía que los seguidores del cuarteto sentían por ella, un sentimiento reflejado en palabras de uno de sus más prominentes fanáticos, Kurt Cobain: "Me gustaría que a Kim le permitieran escribir más canciones para los Pixies porque 'Gigantic' es el mejor tema de la banda y Kim lo escribió".

Desde que tomó una guitarra por primera vez, a los trece años, Kim Deal se acostumbró a saltar obstáculos. "Si eras una niña, nadie quería tocar contigo, a no ser que tu instrumento fuese el pandero", contó alguna vez. Como no lograba imitar a Jimmy Page, decidió componer sus propias canciones de inmediato y logró entusiasmar a su gemela, Kelley, en el proceso. Ya en los Pixies, recibió una recomendación de parte de una amiga: usar su nombre de casada para infundir respeto. Como una burla a la lógica machista de la sugerencia, firmó con el alias "Mrs. John Murphy" en los créditos de "Come on Pilgrim" y "Surfer Rosa". 

Para darle uso a las ideas que Black Francis desechaba sistemáticamente, fundó The Breeders, que al comienzo fueron vistos como una superbanda de rock alternativo debido al involucramiento de Tanya Donelly, quien, luego de grabar el excelente debut "Pod" y el EP "Safari", dejó el proyecto para constituir y liderar Belly. En 1993, con el segundo disco de su grupo paralelo, "The Last Splash", comandado por el omnipresente single 'Cannonball' (y su video codirigido por Spike Jonze y Kim Gordon de Sonic Youth), la bajista alcanzó un nivel de popularidad que los Pixies, ya disueltos por primera vez, nunca consiguieron durante su encarnación original. 

Al frente de The Breeders, supo lo que era vender un millón de copias, aparecer a cada rato en MTV y tocar en un escenario grande del Lollapalooza. Lo hizo sin sacrificar una pizca de su naturaleza atrevida: después de todo, se trataba de un álbum en el que una de las dos guitarristas, Kelley, recién estaba aprendiendo a tocar. Hija de un minero del carbón y proveniente de Dayton, Ohio, la clase de lugar donde no pasan muchas cosas, Kim Deal nunca estuvo mentalmente preparada para las presiones del éxito. Tanto ella como su hermana terminaron enganchadas a las drogas en el mejor momento de la carrera de su banda, que pronto implosionaría. 

Entre arrestos por posesión de heroína y peleas de backstage, las relaciones con sus compañeros se deterioraron. En 1995, presentó un nuevo grupo, The Amps, junto al batero de The Breeders, Jim Macpherson, aunque, al rato, el vínculo entre ambos también se quebró y no se volvieron a dirigir la palabra hasta el año 2013, cuando "The Last Splash" cumplió dos décadas y las gemelas reformaron la alineación del disco después de publicar dos trabajos, "Title TK" y "Mountain Battles", con otros músicos. Una vez de vuelta con la nómina clásica, completada por la bajista inglesa Josephine Wiggs, confesaron que ni siquiera recordaban por qué habían discutido en primer lugar. 

Pese a sus demonios, Kim Deal nunca se echó a morir. Produjo material de Guided by Voices, colaboró con Sonic Youth, entró a una clínica de rehabilitación y, al salir, se hizo cargo de su madre con alzhéimer. También fue parte del lucrativo regreso de los Pixies, pero la tensión con Black Francis de nuevo se hizo insostenible y terminó fuera del grupo antes de su regreso al estudio. Su reemplazante, Kim Shattuck, duró apenas unos meses antes de ser despedida por teléfono. En el disco "Head Carrier", Francis le dedicó un homenaje en tono conciliador a Deal, 'All I Think About Now', cantada por la siguiente bajista del grupo, Paz Lenchantin. 

Aunque fue necesario que saliera de los Pixies para que pasara, al parecer Kim Deal está por primera vez en la misma página de Francis. Dentro de The Breeders, que ya son unos cincuentones, el ambiente también es radicalmente distinto al de los noventa, la madurez disipó las rencillas insignificantes y les enseñó a elegir sus batallas con sabiduría. El cuarteto que grabó "The Last Splash", en esta segunda venida, lleva más tiempo activo de lo que estuvo originalmente. Como líder, Deal asegura ir bien encaminada. "Estoy reaprendiendo a trabajar con gente y a ser amable", le dijo hace poco al New York Times, en una nota titulada "Cómo los Breeders finalmente aprendieron a llevarse bien". 

Este mes, editó con la formación clásica de The Breeders el disco que debería haber hecho en 1995, "All Nerve", la continuación lógica y espiritual de "The Last Splash" y seguramente el primer paso hacia un segundo capítulo menos volátil para el grupo, con el que al fin puede proyectarse a futuro sabiendo que los lazos son estrechos. Los cuatro integrantes se han acercado como nunca en este tiempo: la esposa de Macpherson es la encargada de cuidar a la madre enferma de las Deal, y Wiggs, pese a no vivir en Ohio, llega cada mes y medio a quedarse una semana entera en la casa de Kim para ensayar. Como hay cosas que no cambian, su sótano sigue siendo el centro de operaciones de la banda. 

Lo otro que sigue igual es el empecinamiento con el que trabaja. Es sabido en su entorno que, una vez que tiene una idea, lo más seguro es que no descanse hasta ponerla en marcha, ya sea tocar un cover de los alemanes Amon Düül II (maestros del krautrock tributados en "All Nerve" con una versión de 'Archangel Thunderbird') o llevar a Jim Macpherson a un concierto de Il Divo para mostrarle el sonido orquestal que deseaba tener en las baterías del disco. La fidelidad que Kim Deal mantiene consigo misma, atendiendo siempre a su intuición, ha resultado modélica para nuevas generaciones. Su influencia es palpable en varias de las mujeres que han refrescado el rock esta década, como Alicia Bognanno de Bully o Courtney Barnett, quien aparece en "All Nerve" participando de 'Howl at the Summit'. No hay otra forma de decirlo: ídola.

Andrés Panes

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado