Se encuentra usted aquí

El desquite de P.P. Arnold

El desquite de P.P. Arnold

Vuelve la soulera que conquistó a la elite del rock inglés
Jueves 11 Enero, 2018
El desquite de P.P. Arnold

Nacida en 1946, P.P. Arnold cantaba en su iglesia sin aspiraciones profesionales. Quiso llevar una típica vida estadounidense, pero los abusos de su marido hicieron que buscara una salida en la música. La encontró conociendo a Tina Turner, quien la sumó a su grupo de coristas, las Ikettes. Así fue como llegó a Inglaterra, que sería su centro de operaciones, a mediados de los sesenta.

Maravillada al estar en el epicentro de la revolución del rocanrol, a años luz de lo que pasaba en su país natal con la lucha de los derechos civiles, Arnold decidió quedarse y renunciar a las Ikettes. Como mujer afroamericana y madre, tenía más que claro dónde tendría el mejor pasar. Además, llamaba la atención en Londres: venía de la escuela del soul puro, altamente valorada allá en la época. Eventualmente, desarrollarse al otro lado del charco la convirtió en una artista fácil de distinguir: no se parecía a nada producido por Motown o Stax, las casas disqueras emblemáticas del género.

La elite musical inglesa la recibió con los brazos abiertos. Uno de los primeros en interesarse por su talento fue Mick Jagger, quien le pasó el dato de su descubrimiento al manager de los Rolling Stones, Andrew Loog Oldham. De ahí en adelante, estaría rodeada de astros. Oldham la contrató en su compañía, Immediate Records, donde hizo buenas migas con Steve Marriott de los Small Faces, quienes la invitaron a grabar y a su vez se encargaron de acompañarla en las sesiones de su debut, "The First Lady of Immediate" (1967), supervisadas por Oldham y Jagger.

La canción más destacada de ese período fue 'The First Cut Is the Deepest', cubierta luego por Cat Stevens, aunque lo cierto es que los sencillos de Arnold prácticamente sonaban sólo en Inglaterra. De vuelta en el estudio, presionada por el sello para alcanzar el éxito que se esperaba de ella, trabajó en el que sería su lanzamiento de 1968, "Kafunta", un registro del tira y afloja entre la artista y los asesores impuestos por Immediate, entre ellos, John Paul Jones de Led Zeppelin, un amigo y colaborador de Andrew Loog Oldham, contratado como arreglista. "Kafunta" marcó el final de la relación entre Arnold y su casa discográfica, que al par de años desaparecería.

Admirada por sus colegas, siempre trabajó con músicos excepcionales. Se fue de gira con los Small Faces y luego grabó un dueto con Rod Stewart bajo la producción de Mick Jagger y el acompañamiento de Ron Wood y Keith Richards en las guitarras. Después tuvo como grupo de apoyo a The Nice, donde tocaba órgano un joven Keith Emerson antes de armar Emerson, Lake & Palmer. No fue su único acercamiento a un baluarte del rock progresivo: Steve Howe de Yes tocó guitarra en otra de las bandas que la secundaron.

Tras su experiencia en Immediate Records, considerada una decepción comercial, pese a la calidad innegable de los elepés que publicó bajo su etiqueta, Arnold se embarcó en el proyecto más ambicioso de su carrera: un disco que la pusiera de una buena vez en la palestra, pero sin traicionar su esencia soulera. Como tenía una faceta romántica y era seguidora de los Bee Gees, a los que cubrió en "Kafunta", no dejó pasar la oportunidad de pedirle a Barry Gibb que fuese el productor del álbum. Completaron juntos cerca de una decena de temas, de los cuales dos se lanzaron como singles, pero la ascendente carrera de los Bee Gees no permitió que Gibb siguiera a bordo. Si bien fue un golpe bajo, Arnold continuó en lo suyo con un reemplazante de lujo: Eric Clapton, otro de sus seguidores célebres.

Con Mano Lenta, grabó covers de los Rolling Stones, Van Morrison y Traffic usando a los músicos que luego se convertirían en secuaces de George Harrison en "All Things Must Pass" y posteriormente en Derek and the Dominos. Sus colaboraciones con Gibb y Clapton no vieron la luz del día finalmente y se perdieron. Arnold volvió a Estados Unidos, donde la esperaba algo peor que no poder sacar un disco: la muerte de uno de sus hijos, que la sumió en un período que ella define como sus años perdidos.

Resignada a no tener una carrera en solitario, comenzó a trabajar para otros, tanto en sesiones de estudio como en presentaciones en vivo, incluso giras. Se convirtió en el factor común entre 'Poor Boy' de Nick Drake, 'Sledgehammer' de Peter Gabriel y 'Fuckin' In the Bushes' de Oasis; todas incluyen sus coros, al igual que los registros en vivo de Roger Waters para sus giras "In the Flesh" y "The Dark Side of the Moon Live".

Pese a estar en segundo plano por décadas, P.P. Arnold no pasaba desapercibida: de la efímera notoriedad sesentera, pasó a ser una artista de culto, adorada por fans tan comprometidos como Steve Cradock. El guitarrista de Paul Weller y Ocean Colour Scene es un nerd de la subcultura mod que la cantante propulsó en sus colaboraciones con Small Faces. Con su respaldo, Arnold consiguió los derechos para editar sus grabaciones archivadas y las está presentando como "The Turning Tide", su postergado tercer disco. El medio siglo de atraso da lo mismo: el rock soulero de alta pureza que contiene la placa es inmortal. Nunca es tarde para la música del alma.

Andrés Panes

Encuentra este contenido en nuestra revista.

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Novedades liam gallagher Liam Gallagher rescata rarezas de Oasis en vivo y un fan lo celebra... desnudándose 1 día 22 horas
Artículos Paul Mccartney Guía básica a la discografía de Paul McCartney 2 días 47 mins
Novedades Led Zeppelin Led Zeppelin se reúne... para lanzar un libro 1 semana 4 días
Novedades Playlist: El rock en el Día de la Madre 1 mes 1 semana
Novedades The Rolling Stones Un concierto de 1999 será el próximo lanzamiento en vivo de The Rolling Stones 1 mes 1 semana