Se encuentra usted aquí

Happy Mondays: La fiesta interminable

Happy Mondays: La fiesta interminable

Emblemas de Manchester celebran 30 años de historia
Jueves 30 Noviembre, 2017
Happy Mondays: La fiesta interminable

Cuenta la historia que Shaun Ryder y su amigo Mark ‘Bez’ Berry, les dieron de comer a tres mil palomas pan con veneno de ratas en la azotea de un edificio, creando una lluvia de misiles plumíferos que cayeron sobre Manchester de manera apocalíptica.

Sí, ese es Shaun Ryder, líder indiscutible de los Happy Mondays y uno de los personajes más queridos y venerados de Inglaterra. Con altos y bajos (muy bajos), Ryder es un ícono de la música rock británica de los últimos tiempos. Controversial, loco y legendario, Shaun definió a una generación y su nombre es la personificación de "24 Hours Party People": hedonismo en su forma más extrema.

Este mancuniano esparció la era de la cultura farmacéutica combinada con la música. Sus letras y único estilo fue la bandera del tiempo más psicodélico de Manchester flameando en éxtasis (droga). También fue uno de los más locos, donde se acuñó el termino de ‘Madchester’ para describirlo. Con el club The Haçienda como cuartel, Happy Mondays avanzaba con un poder de autocombustión sin precedentes. Muchos se preguntan después de todos los excesos cometidos, cómo Ryder aún sigue vivo. Primero con su proyecto madre, luego Black Grapes. Idas, venidas, aciertos y desconciertos, tras superar una fuerte adicción a la heroína, está de vuelta desde 2012 y con todo el lote original de los Mondays. Su hermano Paul, Rowetta y Bez, freaking dancing incluidos. Nunca en realidad se había alejado, como él mismo dijera, pero es justo decir que fue con la invitación de Damon Albarn a participar en el single 'Dare' en Gorillaz en el año 2005, en que lo comenzamos a ver brillar con una nueva luz. Este aporte llevaría a Gorillaz a tener su único número 1 en los charts.

La gira "24 Hour Party People" es para celebrar en grande los treinta años de su álbum debut "Squirrel and G-Man 24 Hour Party People Plastic Face Carnt Smile (White Out)", de Factory Records. El tour comprende Irlanda, Gales, Escocia e Inglaterra y partió a mediados de noviembre hasta fines de diciembre. Bez comentó a Rockaxis que creía que la fiesta ya había terminado y por lo tanto él ya había  colgado su calzado de baile, "Pero mírame, aquí estoy otra vez", sentenció en plena felicidad.

Arde el Cambridge Corn Exchange.

De a poco el público llegó hasta llenar el recinto. Agarraron sus cervezas como es la costumbre y bailaron sin timidez al ritmo del telonero DJ Jon Dasilva, quien fuera residente fijo en The Haçienda. A las nueve en punto y con la extrañeza de muchos, pues era casi inevitable pensar que Shaun se mandara uno que otro equívoco -costumbre que lo antecede-, todo funciona puntualmente. Rowetta, Bez y Shaun entran a los minutos al compás del intro de 'Loose Fit'. La audiencia se encendió en euforia. Los gritos de ovación eran arrasadores. Veían antes sus ojos la leyenda viviente de la generación perdida liderada por estos mancunianos llenos de actitud. Shaun es como un ser de la mitología norteña que nada ni nadie puede erradicar, ni su misma y vehemente autodestrucción. Un héroe de la cultura popular.

Las maracas cobraron vida con el baile característico y original de Bez, que además hipnotizó a la audiencia con cada movimiento. Se trasladó de una esquina a otra en el escenario, bailando para todos y enganchando con todos. Rowetta, la corista negra con su vozarrón potente, era tan envolvente como Bez. Ella con el micrófono hacia lo suyo, desplazándose sin limites por la tarima, conectándose constantemente. Su fuerte registro vocal apoyaba a Shaun, era un perfecto complemento entre voz y actitud.

Aunque resulta difícil de creer, Shaun fue mucho más precavido que en apariciones anteriores. Lució casi tímido. Evitó mirar a la audiencia escondido detrás de sus lentes oscuros. Sus palabras son hacia Bez o Rowetta, haciendo de puente conector entre los espectadores. En sus manos descansa el micrófono y un jugo de frutas. Notamos que los tiempo de calma han llegado. El setlist estuvo formado con los grandes éxitos como 'Kinky Afro', 'Hallelujah', 'Rave on', 'Freaky Dancin'', 'Holidays', entre otros. Todos fueron bienvenidos intensamente.

Cuando el piano tan característico de 'Step On' comenzó a tocar, la gente se revolcó literalmente hacia el frente del escenario para mostrar sus entusiasmo. "You're twisting my melon man" se escuchó a todo pulmón seguido de 'Call the Cops', era el himno que todos esperaban, la canción nacional de la era rave sin límites.

Agradecidos dejaron el escenario y después de una ovación apoteósica, vuelven con 'Wrote for Luck'. Se sabía que era la última del set y se aprovechó como en aquellos tiempos de juventud, delirio, éxtasis y acid. Todo Cambridge bailó como pocas veces sucede. Una vez más se ha visto que la nostalgia mueve los cimientos de la adultez y sensatez. Ryder ha perdido en algo su voz, pero el mojo sigue intacto, arrastrando seguidores en cada etapa. Esta vez por superar y poner su vida en orden, después de que todo se veía perdido. Un héroe nacional, aunque poco convencional.

Lorena Villegas-Cid

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Shows HAPPY MONDAYS 5 años 6 meses
Discos Happy Mondays Uncle Dysfunktional 6 años 7 meses