Se encuentra usted aquí

New Jersey

New Jersey

New Jersey

Martes 05 Julio, 2011
1988. Mercury

Fue la extensísima gira mundial “The Jersey Sindicate Tour” la que trajo por primera vez a Chile a Bon Jovi en un inolvidable concierto a tablero vuelto en un lejano 6 de febrero de 1990 en el Estadio Nacional. Fue el segundo “Mega-evento” masivo en Chile luego del gran concierto de Rod Stewart, evento que por fin nos había puesto en el mapa de las giras internacionales para que los grandes nombres del rock llegaran al país.

Incluso aún recuerdo parte de la frase promocional que se usó en radio y televisión para difundir el show: “toda la fuerza de su voz y sus espectaculares efectos especiales” decía en una parte el texto y bueno el gran responsable de todo ese éxito y expectación era el álbum “New Jersey”, el cuarto en la carrera de los muchachos de la cuidad del mismo nombre. Un disco que se editó un 19 de septiembre de 1988, que debutó Nº 8 y que sólo en una semana, se ubicó rápidamente en el Nº 1 del ranking Billboard, sin moverse de esa posición durante cuatro semanas, metiendo cinco singles en el Top 10, dos de ellos en el número 1 y facturando ventas de más de cinco millones de copias sólo en Estados Unidos en el lapso de seis meses, es decir, cifras y datos duros realmente impresionantes, pero que obviamente sólo se quedarían en eso, en unas frías estadísticas, si no hubiera realmente un gran, sólido e inspirado disco de hard rock que los respaldara.

Incluso sólo hace algunos años se desclasificó la información que decía que originalmente “New Jersey” había sido planeado por la banda como un disco doble con 25 canciones en total, pero que al sello le dio un ataque pensando en el alto costo de fabricación y por ende, en un alto precio de venta que podrían terminar perjudicando el éxito del álbum, por lo que finalmente sólo se editó como un disco normal con 12 canciones. De los temas que se quedaron fuera, algunos se terminaron usando en posteriores discos de Bon Jovi, como la gran balada ‘Diamond Ring’ usada en “These Days” (1995), o como el tema ‘Rosie’ usado en el disco solista del guitarrista Richie Sambora “Stranger In This Town” (1991).

Lo cierto es que tras el apabullante éxito mundial de “Slippery When Whet” (1986), la banda decidió repetir la fórmula dorada usando una vez más los servicios del productor Bruce Fairbairn y del ingeniero de sonido Bob Rock y nuevamente se fueron a los estudios Little Mountain de Vancouver, Canadá, a grabar el disco. Estilísticamente, el LP continúa la senda de esos himnos gancheros de estadio tan bien trabajados junto al “hitmaker” Desmond Child, temas directos y de gran impacto; pero también estaban las inspiradas baladas románticas y una mayor exploración en el sonido “vaquero” o de aires western que en el disco anterior se había iniciado de tan buena forma con la épica ‘Wanted Dead or Alive’.

El inicio con ‘Lay Your Hands On Me’ tenía toda la parafernalia sónica de un tema idóneo para ser tocado en vivo, con acordes potentes y coros pegadizos, por algo la banda luego optó por filmar un video clip en vivo de este tema. La parte de la letra donde Jon Bon Jovi dice “Yo soy un luchador, un poeta, un predicador”, sin duda eran una invitación para seguir el camino del nuevo líder juvenil del rock americano, considerando que el icónico Bruce Springsteen (uno de los héroes del propio Jon),  se dirigía a una audiencia más adulta.

Luego viene la festiva ‘Bad Medicine’, una clara invitación a la juerga, al desenfreno etílico y sexual. “Tu amor es como la mala medicina, y mala medicina es lo que yo necesito. Agítalo como la mala medicina porque tu amor es la pócima que puede curar mi enfermedad”, más claro echarle agua entonces. ‘Born to Be My Baby’ subía la potencia de las guitarras del gran Richie Sambora que en este tema se marca un solo marca de la casa, en, sin duda, uno de los grandes himnos rockeros del disco y de la carrera de la banda.

‘Living in Sin’ baja un poco los decibeles y se metía en los terrenos de un balada con una letra muy representativa del idealista e inocente amor juvenil. Luego llegaba la épica y reflexiva ‘Blood on blood’, con una gran letra de Jon; si en ‘Livin’ on a prayer’ nos había contado la historia de Tommy y Gina, ahora era el turno de conocer el relato autobiográfico sobre Jon, Danny y Bobby, tres amigos de la infancia que habían cortado sus manos y unido su sangre en una promesa que solo los “hermanos” (de alma, de espíritu), pueden entender: Ser amigos para siempre. “Los amigos crecieron, ahora Bobby es un abogado y Danny un doctor y yo sólo soy el cantante de pelo largo en una banda de rock, pero a pesar de la distancia, basta sólo un llamado por teléfono para correr y estar a tu lado para lo que necesites”. Sin duda, una lírica altruista y de buenos valores. Por algo la prensa gringa siempre trató a Jon como “el chico bueno del rock”.

Hasta ahora, llevamos sólo cinco canciones y todas fueron hit singles/videos en una marca difícil de superar por cualquier banda, incluso para los propios Bon Jovi en algún futuro disco. A partir del track número seis, ‘Homebound train’ el grupo entra en esos terrenos más “cowboys” por llamarlos de alguna forma, con letras inspiradas en el hombre americano que con su esfuerzo ayudaron a construir los cimientos del gran país del norte; es el típico “orgullo americano” que al menos en las letras de Jon suena como algo honesto y auténtico. Y aunque sólo hemos mencionado el aporte gravitante de Jon y Sambora (los principales compositores junto a Desmond Child), sin duda el sonido de la banda no sería lo mismo sin el sensacional arrope de los teclados de David Bryan y la sólida percusión del baterista cubano Héctor Samuel Juan “Tico” Torres que le da toda la vitalidad y cadencias que la música necesita. Algo que en ‘Wild is the Wind’ fluye con una gran magia y nunca entendí como este tema nunca fue editado como sigle/video pues tenia un potencial innato, un gancho inmediato y una comercialidad manifiesta pero con un notable buen gusto y elegancia.

‘Ride Cowboy Ride’ es una pequeña jugarreta de Jon y Richie que grabaron este pequeño tema en mono, haciéndola sonar como una antigua vitrola del oeste. ‘Stick to Your Guns’ sigue de gran forma con la temática vaquera, algo que le valió a Jon para ser contactado para que hiciera todas las canciones del soundtrack de la película “Young Guns II”, (desde donde salieron grandes y exitosos temas como ‘Blaze of glory’ y ‘Miracle’). ‘I’ll Be There For You’ es la inmensa balada en plan acústico del disco, un tremendo hit single y donde el protagonismo vocal se lo reparten en forma brillante Jon y Sambora, con esas letras de amor como para cortarse las venas.

’99 in the Shade’ y ‘Love for Sale’ son dos buenos y correctos temas para terminar el disco, aunque quizás no tengan el brillo fulgurante del resto del material que rayan en la perfección y que hicieron de “New Jersey” no sólo uno de los discos más exitosos en la carrera de la banda sino también en la historia del rock. Un álbum que ha superado con éxito la prueba del tiempo.

Cristián Pavez

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado