Se encuentra usted aquí

A Crow Left Of The Murder

A Crow Left Of The Murder

A Crow Left Of The Murder

Martes 10 Mayo, 2011
2004. Sony Music

Es extraño. No tanto por que, a primera oída, pareciese demasiado decir que éste es el quinto elepé de Incubus. Más bien, se trata de la forma en que encararon este trabajo, cosa que los llevó a desarrollar otro sonido, un tanto más alejado de la placa anterior, pero lo suficiente como para que el mercado los reconozca como una banda en constante movimiento creativo.

De partida, ya es raro que los californianos desarrollen el concepto sónico de mezclar un sonido un poco más “sucio”, en comparación con sus discos anteriores, y lo hagan con la “suavidad” de sus temas. Pero lo que más llama la atención es la forma de componer que están desarrollando en este disco. Algo que, sin duda, se debe a la incorporación de Ben Kenney en el bajo, luego de la partida de Dirk Lance. En el álbum en sí, uno se puede encontrar, en primer lugar, con un sonido diferente, no porque los californianos traten de incorporar nuevos arreglos a su música tan característica, eso sería renegarse a ellos mismos como artistas. El cambio va en la forma de enfocarla. De pasar a ser una generación de tipos que lo único que quería era dar a conocer su mensaje personalista e individual, a tomar una conciencia más global del mundo que les rodea.

Por eso, sorprende la aparición de un tema como ’Megalomaniac’, primer single de la banda. Si bien tiene los cortes clásicos de Incubus en lo musical, es la letra la que llama la atención, y la que al final aporta toda la fuerza. Una oda a lo que el poder puede hacer, y una crítica muy ácida a lo que sucede en los Estados Unidos de hoy. El álbum no deja de ser un reflejo de la actitud de molestia de Incubus a lo que están viendo y enfoca de manera excelente ese sentimiento ante lo que sucede hoy por hoy. Eso sí, no esperen que se refleje en algo tipo "S.C.I.E.N.C.E.", ni con el desenfreno de aquella época. Si bien es cierto que se trata de una actitud de desilusión, no significa que reproduzca las mismas características.

Llama la atención temas como ’Priceless’, que evoca al lado más esquizoide que pueda tener la banda. El aparecer con ritmos entrecortados, mezclarlos soberbiamente con una guitarra desbocada, casi esquizofrénica y que luego alguien te diga que lo que está frente a ti no tiene precio, es algo que Incubus no haría muy a menudo. Sin embrago, lo hacen, y de una manera notable, en que Einzinger nos muestra una faceta distinta a lo que a menudo hace con su guitarra.

Otro tema que parece fuera del contexto de Incubus es ’Pistola’, que apareció en el Loolapalooza del año pasado. Acá ciertamente evocan a esa supuesta sensación de seguridad que produce el cargar un arma. Pero como es Incubus, sólo lo dejan de manifiesto para destacar ese lado absurdo de la superioridad. La canción es, sin duda, una de las mejores del disco. Representa ese aire nuevo que rodea a los californianos y trae al subconsciente melodías más paranoicas, tal y como lo sentiría un individuo que, en cierta medida está llevando un arma. Además, es otro punto para Einzinger, que nuevamente muestra ese lado frenético, el que no sólo se representa con potencia, si no con extravagancia, algo que el guitarrista tiene de sobra.

En “A Crow Left Of The Murder” transita de todo. Desde la crítica y la ironía más ácida, hasta las más clásicas emocionales e individuales que se despacha la voz de Brandon Boyd y compañía. Sin embargo, a pesar de esto, es el sonido nuevo lo que llama más la atención y vuelve a reposicionarlos como una real alternativa dentro de lo que está apareciendo en el rock actual. Y cuando hablo de sonido, no me refiero a lo clásico en que hay una nueva forma de marcar los tiempos en la batería, la guitarra hace tal y tal cosa, no. Es un entorno global lo que rodea a Incubus, sacando una sonoridad más “auténtica” y no tan depurada como en sus placas anteriores, cosa que le da una mayor expresión y sustancia a sus mismos temas.

La tarea de la banda, como tal, aporta también con la expresividad del largaduración. Desde los ambientes creados a partir de los tornamesas de DJ Kilmore, pasando por los cortes de la batería de Pasillas, mezclándose con la guitarra de Mike Einziger para terminar con el piso que aporta Kenney en el bajo, todo forma una base para dar forma a un disco que se va, sobre todo, en la expresión de su música.

No queda más que decir que este “Cuervo” es algo distorsionado, con mezcla de emoción, una paranoia extrema, acompañado todo de una ironía y sarcasmo que, extrañamente, Incubus le sabe sacar provecho. ES el nuevo sonido de estos californianos, sólo nos queda exponernos a él, más “rústico”, y disfrutarlo, o no, dependiendo de quién lo haga.

Felipe Kraljevich

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Novedades Rock In Rio 2017: Mira los shows de Guns N' Roses, Bon Jovi, Incubus y The Offspring 1 mes 3 semanas
Shows Incubus Incubus - La gira del "8", sin sorpresas 2 meses 19 horas
Galeria Incubus Incubus 2 meses 20 horas
Galeria Incubus Incubus en Bogotá 2 meses 20 horas
Novedades Incubus Incubus saluda a Colombia 2 meses 1 semana