Se encuentra usted aquí

Black Labyrinth

Black Labyrinth

Black Labyrinth

Jueves 31 Mayo, 2018

2018. Sumerian

De alguna manera, el debut solista de Jonathan Davis ya se venía dibujando hace un buen tiempo. No porque sus composiciones tengan varios años, sino más bien por cómo su influencia post punk y pop se fue tomando el sonido de su banda, Korn. Los últimos discos de los hombres de 'Blind' o 'A.D.I.D.A.S.' fueron caminando cada vez más hacia esas corrientes, incluso llegando al pop más electrónico. Es por eso que, para un auditor fiel del quinteto de Bakersfield, “Black Labyrinth” puede sonar como un trabajo familiar.

‘Underneath My Skin’ da un arranque oscuro y pop que bien podría haber sido sacado de algún álbum ochentero de rock británico. Una vez avanzada, la canción agarra velocidad con Davis cantando un estribillo relajado. La oscuridad lírica es presente a lo largo del trabajo, como en ‘Final Days’, corte adornado con sonidos orientales, donde el cantante  repasa sus sentimientos: “El odio me recorre como una vena/ Viene para mí mientras los veo marchar/ por esta línea falsa/ Estoy agarrando todo el enojo que puedo encontrar”. Y, por qué no, Davis se dio el gusto de darle un raspa cachos a la religión y, de paso, a sus colegas de banda Brian “Head” Welch y Reginald “Fieldy” Arvizu, quienes se convirtieron al cristianismo tras años de rock and roll. En ‘Your God’ parte de la letra va así: "Ahora no quiero ser/ tu dios me ha abandonado/ Me agarro y me voy/ inténtalo, tu dios me está matando”.

Está claro que Davis ha dejado de lado su veta más metalera desde el punto de vista vocal. Acá los cantos duros funcionan como aderezos que dan sustancia a las líneas melódicas. ‘Happiness’ ofrece algo de riff al igual que ‘Walk on By’. Por otro lado, hay momentos donde el disco se hace algo reiterativo, dando la sensación que hubo temas de sobra. ’What You Believe’ muestra ritmos electrónicos poco interesantes y ‘What It Is’ pone un cierre lento y popeado. “Black Labyrinth” es el testimonio sincero de los últimos diez años de la obra compuesta por Jonathan Davis, donde expone su oscuridad sin tener que cruzarla con el nu metal, cosa que en los últimos años parece que le resulta bastante forzada. Sin embargo, en ese arrojo de franqueza también cae en la creación de canciones anodinas.

Juan Pablo Andrews

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado