Se encuentra usted aquí

As You Were

As You Were

As You Were

Martes 24 Octubre, 2017

2017. Warner Bros

Lo hizo. El álbum en solitario de Liam Gallagher está aquí. Ver que debutó en el número uno de Reino Unido, vendiendo más que todo el resto de los álbumes en el Top 20, combinados, y que se convirtió en el vinilo más vendido en los últimos veinte años, da para pensar. Hace exactamente dos décadas, junto a su hermano Noel, Oasis se anotaban un récord similar: el álbum más rápidamente vendido en la historia británica: “Be Here Now”, el anticipadísimo tercer larga duración de los de Manchester, despachó 420.000 copias en su primer día en las estanterías.

Pero la gloria no es algo que persiguió todo el tiempo a Liam. Tras la salida de Noel de Oasis -para formar sus High Flying Birds- y con el resto de la banda rebautizada como Beady Eye, los fans británicos, conocidos por su fervor casi deportivo, parecieron abandonarle. Tal fue el desencanto que esto ocasionó, que él mismo confesó que si a su disco solista le iba mal, estaba dispuesto a retirarse. En la era del streaming, cuando supuestamente la música envasada ya no vende, su éxito arrolladoramente supersónico deja de inmediato aquella opción descartada.

Más allá de los charts y del adictivo single ‘Wall of Glass’, lo que Liam entrega en “As You Were”, es un disco que suena mucho más íntimo que el canon conjunto de Oasis y Beady Eye. “Soy un soñador por diseño”, canta en la pulcra ‘For What It’s Worth’, como invocando al Lennon de “Imagine”, en este “Stone Cold Classic” -elogiado de esa forma por Ryan Adams en Twitter- donde la emoción puede más que los cigarrillos y el alcohol. El rock a veces terco de su ex banda, ese que en “Definitely Maybe” jugaba con arrogancia a combinar Sex Pistols con Beatles y Slade, parece no estar aquí ahora, excepto por algunos chispazos de frenesí en ‘I Get By’, ‘You Better Run’ y ‘Greedy Soul’.

Hay muchas canciones con alma de clásico instantáneo aquí, que disipan cualquier duda sobre el talento del menor del clan Gallagher. Tanto las magníficas ‘Chinatown’ y ‘Paper Crown’, compuestas junto a Michael Tyghe y producidas por Greg Kurstin (productor de Adele, Beck y Foo Fighters) y Dan Grech-Marguerat, productor de Keane, Mumford & Sons y The Vaccines (e ingeniero de grabación en la fabulosa dupla “Kid A / Amnesiac” de Radiohead), así como la luminosa ‘I’ve All I Need’ y las evocativas ‘All My People / All Mankind’ y ‘I Never Wanna Be Like You’ (parte de los ocho tracks en la edición deluxe que son de autoría total de Liam) se perfilan como baladas mucho más directas y menos empalagosas que las compuestas por ‘Potato’ Noel durante su reinado.

En su caótica existencia, Oasis nunca renegó estar echando mano a ese gran pozo de sabiduría que son las obras de los grandes. De ahí el nombre de su cuarto álbum, “Standing On the Shoulder of Giants” y sus melodías, arreglos y letras siempre plagados de referencias. Acá, Liam mantiene aquella sana costumbre, mencionando clásicos como ‘Purple Haze’ de Hendrix (en ‘When I’m in Need’), ‘Gimme Shelter’, de los Stones (en ‘You Better Run’), ‘Tomorrow Never Knows’ y ‘All Things Must Pass’, de los Beatles y Harrison (en ‘I’ve All I Need’) o ‘Love Will Tear Us Apart’ de Joy Division (en ‘I Get By’). Por supuesto, además de aprovechar de dispararle a su ácido hermano en la sorprendente ‘Bold’: “There’s no love worth Chasing Yesterday”.

Pulcro, radiante y dotado de una confección sorprendentemente personal -e incluso elegante- “As You Were” trae al recuerdo las palabras dichas por el cascarrabias Mark E. Smith en sus memorias: “Me cargaría tener un hermano como Noel Gallagher. ¿Qué hace él? Liam es Oasis, es apuesto, es un buen frontman, tiene una voz grandiosa. Me lo he pillado (a Noel) un par de veces, y te dan ganas de decirle ¡Ya, cállate!”. Tal vez es hora de callarse. Liam ya no necesita a Potato para intentar “pasar el test del tiempo como los Beatles y los Stones”. La prueba es ésta. Aquí y ahora.

Nuno Veloso

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado