Se encuentra usted aquí

Let Me Go OST

Let Me Go OST

Let Me Go OST

Miércoles 29 Noviembre, 2017

2017. Bella Union

No es el más notorio integrante de Radiohead, ni el que mayores elogios acapara por su talento, distinciones que caen respectivamente en Thom Yorke y Jonny Greenwood, pero Philip Selway lleva años puliéndose como solista y en su nuevo trabajo confirma que tiene los argumentos necesarios para convertirse, por un rato, en el centro de la atracción. "Let Me Go" es el tercer lanzamiento que firma con su nombre de pila, luego de dos discos perfectamente aceptables, aunque más bien discretos y quizás demasiado parejos, "Familial" (2010) y "Weatherhouse" (2014), su presentación en sociedad como cantante y dueño de la batuta. Con ellos nos enteramos de que, pese a no ser descollante en el rol de vocalista, tenía el don de sonar absolutamente sensato y acogedor, y de que en general tomaba decisiones desde el buen gusto, sin necesidad de lucirse y siempre al servicio de la canción.

Quizás por lo mismo se le nota cómodo en "Let Me Go", donde su brújula estética, su moderación y su madurez para controlar el ego no sólo son virtudes a favor del producto final, sino casi una necesidad dadas las características del proyecto. Se trata de la banda sonora de una película de bajo presupuesto, pero alto vuelo emocional. La cinta está inspirada en "Let Me Go" de la escritora alemana Helga Schneider, un libro basado en hechos reales que cuenta el drama de su autora al reencontrarse con la madre que la abandonó cuando era una niña, en plena Segunda Guerra Mundial. Verla de nuevo fue más traumático que perderla. Schneider descubrió que la mujer que le dio la vida también se encargó de quitársela a incontables personas trabajando para las SS en Auschwitz. Y lo peor es que la progenitora, ya moribunda y en un asilo, no muestra ningún rastro de arrepentimiento, sino que, al contrario, se jacta de los crímenes que cometió. Musicalizar una historia tan terrible, llena de sentimientos que colisionan entre sí, no es una tarea para cualquiera. Se requería de un tipo con la profundidad de Selway para estar a la altura, y a su vez, el batero necesitaba un desafío para pegarse un estirón como solista.

"Let Me Go" lo muestra igual de asertivo que sus compañeros Yorke y Greenwood a la hora de conectar con la sensibilidad de una producción audiovisual. Con tal de darle el toque correcto a cada pasaje de la película, usa todos los trucos que tiene bajo la manga. No son pocos: lo escuchamos conducir un cuarteto de cuerdas, acudir a su faceta de cantautor folkie, mostrar un costado netamente incidental. Tal vez damos por sentada su eficiencia por todo el tiempo que lo hemos visto con Radiohead, pero en realidad no deja de ser impresionante el arsenal de recursos que posee a la hora de sortear cualquier situación. Si lo pensamos, Philip Selway ha sido uno de los bateristas más versátiles del último cuarto de siglo. Cumple en el campo que sea, desde el rock alternativo hasta la experimentación electrónica, pasando incluso por pasajes jazzeros. Y ni siquiera se trata de la cantidad de cosas que sabe hacer, lo plausible es la calidad que muestra en cada ámbito. No se necesita conocer la trama de "Let Me Go" para sentir el dramatismo de 'Mutti' o del tema central, cuya desgarradora letra dice "esperé que volvieras y nunca viniste, te llamé y me alejaste". Punto extra por sumar a Lou Rhodes, la voz de Lamb, con la que bien podría armar un dúo. No sería de extrañar viniendo de alguien que, por lo visto, puede hacer de todo.

Andrés Panes

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado