Se encuentra usted aquí

2112 (40th Anniversary Edition)

2112 (40th Anniversary Edition)

2112 (40th Anniversary Edition)

Miércoles 22 Febrero, 2017

2016. Mercury

Cuando en 1976 Lerxst, Pratt y Dirk editaron el futurista “2112”, no imaginaron nunca que Rush seguiría existiendo en 40 años más. De hecho, en aquel entonces, la banda tenía sus días contados, y era muy probable que para 1977, el power trío de Willowdale fuese cosa del pasado. Rehusándose a cambiar su sonido para satisfacer las demandas de un sello que desde el comienzo -como muchos- veía en ellos la respuesta canadiense a Led Zeppelin, la banda prosiguió en la senda delineada por el fracaso comercial “Caress Of Steel” (1975), su tercer álbum y primero en refinar los atisbos narrativos de ‘By-Tor And The Snow Dog’ y ‘Rivendell’ (por supuesto, inspirada por Tolkien), ambas del sólido “Fly By Night”.

Las suites ‘The Fountain Of Lamneth’ (que ocupaba toda la cara B de COS) y ‘The Necromancer’ (¡Tolkien otra vez!) fueron los antecedentes directos de la extensa pieza que les propulsaría al espacio exterior, y daría nombre a su cuarta placa: ‘2112’. Una ficción distópica, que en sus veinte minutos de extensión cuenta la historia de cómo el hallazgo de una guitarra abandonada en una época pretérita a un régimen autoritario y opresor cambia para siempre la vida del protagonista. Maravillado, él corre a mostrar a sus líderes, los Sacerdotes de Syrinx, el sonido del olvidado artefacto. Tras ser repudiado por su descubrimiento, sueña con el mundo libre que existía antes de la llegada de los tiranos, y luego de un amargo soliloquio, decide liberar su espíritu mediante el suicidio, para transportarse hacia aquél lugar sin límites. La influencia de Ayn Rand y su novela “Anthem” (ya citada en la canción del mismo nombre, del disco “Fly By Night”) es tal, que el mismo Peart decidió mencionarla en los créditos, para evitar conflictos.

Recogiendo los remasters hechos para la edición en vinilo de 2015 en Abbey Road por Sean Magee (el mismo de los remasters de Lennon, y del catálogo en alta resolución de Rush) e incluyendo en un disco adicional tres cortes en vivo, ‘The Twilight Zone’ (en vivo en 1977) y la dupla de ‘Overture’ y ‘Temples Of Syrinx’, ambas en vivo en Massey Hall, 1976, para el cierre de la gira promocional del álbum, Rush festeja los 40 años del triunfo de una visión. Se anexan una serie de covers realizados por bandas provenientes de distintos universos, como Alice In Chains (‘Tears’, lacrimógena al límite), Steven Wilson (‘The Twilight Zone’, etérea), Jacob Moon (quien ya había hecho un cover de ‘Subdivisions’ en 2009, y ahora ofrece una versión promedio de ‘Something For Nothing’), Billy Talent (con una potente ‘A Passage To Bangkok’) y los miembros de Foo Fighters, Grohl y Hawkins (junto al productor Nick Raskulinecz, en una bestial ‘Overture’), reforzando la noción definitiva de que siempre estuvimos frente a una obra destinada a la eternidad. Un álbum hecho para ser redescubierto por cada nueva generación y que, ciertamente, en 95 años más se tornará, en virtud de su majestuosidad, en una aparición profética para más de algún dichoso aventurero.

Nuno Veloso

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado