Se encuentra usted aquí

Santana IV

Santana IV

Santana IV

Lunes 16 Mayo, 2016

2016. Santana IV Records

Primero, atención con el título. "Santana IV" es el vigésimo tercer disco de Santana, pero se llama así porque promete volver al pasado y retomar las cosas donde las dejó "Santana III" en 1971, antes de que la formación triunfadora en Woodstock se desarticulara prematuramente.

Carlos Santana, el guitarrista que siguió publicando música bajo su apellido tras la ruptura, llevaba más de una década -con la excepción de su lanzamiento del 2012, "Shape shifter"- tratando de repetir la lucrativa fórmula del multiplatino "Supernatural" con álbumes llenos de invitados estelares y otros no tanto (olvidemos pronto el remake de 'Oye como va' con Pitbull), cada uno menos exitoso que el anterior.

Para "Santana IV", la lista de regresos al grupo estable ilusiona. De la alineación de Woodstock, vuelven Gregg Rolie (voz, órgano), Michael Carabello (percusión) y Michael Shrieve (batería); a ellos se suma otro histórico, Neal Schon, el guitarrista adolescente que se integró en "Santana III" y "Caravanserai" antes de irse a fundar Journey con Rolie.

Su presencia resulta alentadora porque Carlos Santana no es un hombre orquesta: siempre ha dependido de otros para alcanzar las cumbres de su carrera, de hecho, una considerable porción de los hits de su primera etapa son covers. Aunque generaciones actuales asocien el nombre de Santana a un señor latino que se cubre la calva con sombreros, la imagen del jovencísimo Shrieve tocando el solo de 'Soul Sacrifice' en Woodstock es igual de icónica para quienes llegaron antes. La banda importaba y ya no tenía sentido que permaneciera lejos de su integrante principal: en 1997, cuando todos los retornados (y José "Chepito" Arias) probaron suerte como Abraxas Pool, quedó claro que le faltaban piezas al puzzle.

Hay que entender "Santana IV" como el reboot de una saga que se había puesto floja y poco atractiva; un disco hecho utilizando plantillas prediseñadas hace más de 40 años. Para confeccionar 'Leave Me Alone' se usó la de 'Evil Ways'; para 'Anywhere You want to Go', la de 'Oye como va'; para 'Hechizo', la de 'Soul Sacrifice'. No se ocultan las ganas de firmar "la nueva versión de", ni de producir la mayor cantidad posible de flashbacks a la trilogía original mediante tácticas nada sutiles. En 'Freedom in Your Mind', uno de los dos temas cantados por Ronald Isley, el único sobreviviente activo de los Isley Brothers, aparece el insistente cántico "oggie wah wah a wah wah", creado a imagen y semejanza del "lo, ba, ba, lo, ba, ba" de 'Jingo'. De la misma forma, las percusiones de 'Sueños' fueron estratégicamente tocadas para recordar a las de 'Samba pa ti'.

Santana están en su salsa haciendo un rock sincrético, pero con identidad afrolatina y por ende conectado a la conga, la rumba, el funk y el blues. Alejándose un poco de ese esquema, como en 'Choo Choo' donde tratan de hacer house, pierden un poco el norte, y eso es mucho decir para un disco de 16 temas que dura una hora y cuarto. El poder de síntesis fue, al parecer, traicionado por la buena intención de mantener satisfechos a todos los participantes, sumidos en una catarsis de la que salieron cerca de 30 canciones más, según contó la banda. Sea como sea, "Santana IV" satisface. Es un epílogo feliz: la guitarra felina de Carlos Santana ha rejuvenecido, vuelve a rugir y dar zarpazos en compañía de su manada.

Andrés Panes

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado