Se encuentra usted aquí

Amazonia: Live in the Jungle

Amazonia: Live in the Jungle

Amazonia: Live in the Jungle

Lunes 11 Julio, 2011
2009. Sony Music

La figura del iconoclasta e incombustible guitarrista Rudolf Schenker que, con 61 años a cuestas, corre y salta por el escenario durante todo el concierto, resulta la mejor postal para retratar a estos Scorpions modelo 2009, que junto a otras bandas de su generación, parecen estar viviendo una de las mejores etapas de su carrera, totalmente rejuvenecidos y sonando mucho más heavies y pesados que en su clímax de los ochenta.

En esta ocasión, la banda teutona se trasladó hasta la jungla brasileña, para hacer una serie de conciertos en las ciudades más próximas al río Amazonas, como Recife y Manaus para, en conjunto con Greenpeace, hacer un llamado de atención a las conciencias del mundo sobre el peligro inminente de la grave y acelerada deforestación que esta viviendo la selva amazónica, que de continuar a este mismo ritmo, para el año 2050 sólo será un recuerdo con consecuencias tan devastadoras para todo el planeta equivalentes a que arrojaran una bomba nuclear. Es tan grave el asunto que un porcentaje de las ventas de este DVD será donado por Scorpions a Greenpeace para que esta ONG pueda seguir financiando y realizando sus campañas de alerta; por ello, ojalá que más bandas de rock se comprometieran en más cruzadas de corte altruista como ésta.

En lo musical, la performance de la banda resulta dinamita pura; el escorpión nunca había tenido un aguijón tan sólido y afilado con el norteamericano James Kottak en la batería y el polaco Pavel Maciwoda en el bajo que le dan un empuje sobresaliente a la base para que el legendario trío de Rudy Schenker y Matthias Jabs en las guitarras y el eterno Klaus Meine en la voz, sigan demostrando sobre el escenario que son una de las grandes agrupaciones de toda la historia del rock.

La voz de Meine sigue en un gran nivel, los solos de Jabs tan dinámicos y electrizantes como siempre, y las rítmicas de Schenker siguen erizando la piel, sobre todo cuando uno lo ve al borde del escenario, agazapado al límite máximo de separación que le permiten sus largas piernas, tocando esos riffs y armónicos de acero puro en ‘321’ un temazo del último disco de estudio de Scorpions que en vivo suena a la altura de cualquier clásico de hace 25 años.

Lo mismo ocurre con ‘Hour 1’ y ‘Humanity’ también del último disco, que en vivo suenan demoledoras, en notables versiones. Pero en un concierto de Scorpions no pueden faltar una batería de himnos que ha formado parte del soundtrack de la vida de millones, como ‘Bad boys running wild’, ‘Wind of change’, ‘Blackout’, ‘Big city nights’, ‘Still living you’ y ‘Rock you like a hurricane’, entre otras. Una gran parte del show además lo conforma el set acústico que el grupo interpreta junto a músicos brasileños invitados como Andreas Kisser de Sepultura, unos percusionistas, unos músicos que tocan el Berimbau y tres coristas realmente infartantes que le dan vida a espléndidas y emotivas versiones de ‘Holiday’, ‘Dust in the wind’ (cover de Kansas) y una aplastante ‘Always somewhere’ cantada a todo pulmón por los 40 mil asistentes en un momento realmente notable y mágico del show en Recife.

Como extras, se presentan algunas canciones adicionales del concierto de Manaus, como la pesadísima ‘Love’ em or leave’ em’, la clásica ‘Make it real’ o la más fiestera ‘Tease me, please me’ donde Rudolf Schenker luce una peluca rubia con largas trenzas que recuerda la imagen de su hermano menor Michael Schenker de hace más de 20 años atrás. También se incluye un documental donde la banda junto a Greenpeace sobrevuelan el Amazonas para constatar desde el aire la destrucción de los bosques vírgenes que conforman el pulmón de oxígeno para el planeta.

En definitiva un excelente DVD que permite apreciar el gran nivel actual de un grupo rutilante que ya está trabajando en “Sting in the Tail” (“Picotazo en la Cola”), disco que será lanzado en marzo de 2010 y acompañado por dos años de gira llegando a cada rincón del planeta, Chile incluido, para suplir una ausencia que se remonta en nuestras tierras desde 1997. Demasiado tiempo para una banda fundamental.

Cristián Pavez

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado