Se encuentra usted aquí

The Madcap Laughs

The Madcap Laughs

The Madcap Laughs

Viernes 01 Julio, 2011
1970. Harvest/EMI

Viajero incansable de otras realidades, hoy te visitó en tu país de brujas, castillos e inocencia. Hoy he vuelto a encontrarme con tu figura frágil e inmensamente trágica, hoy penetré en la infancia que tu nunca dejaste, en donde la maldad del mundo no permitiste que entrara. Tu eres como una luz que ilumina los caminos de la soledad y tu inmensa nostalgia por lo perdido llena nuestros corazones cansados por el peso de la vida. Syd Barrett, barrettierra, barre la maldad, barre con tu escoba de esperanza el alma de los hombres. Tu nunca estuviste loco, a ti sólo te bastaba con callar e irte a vivir a los lugares olvidados por el corazón de frío acero del hombre. Porque tu sabías, como dice el gran poeta Jorge Teillier, "que nadie puede impedir a un pájaro que cante en la más alta cima". Tu fuiste el mejor y la prueba inapelable de que nadie ni nada, puede impedir a un trovador hacer su arte. A ti no te importaba la fama ni el dinero, sino sólo cantar y cantar hasta el amanecer de los días, que se te escurrían como espuma entre los dedos. Syd está cantando en una tarde eterna...canta "diamante loco", brilla como el sol que aparece tras la lluvia, que tus risas de loco-cuerdo se siguen escuchando en los bosques de la imaginación.

"Me sientes, lejano, vacío o tan solitario...necesito volver a casa", cantabas en la inmensa 'Feel'. Viviste tanto tiempo lejos de las paredes de este mundo, que a veces querías volver a la seguridad de tu casa, en donde la chimenea ardía con el cariño de tu familia. Pero te quedaste allá y al parecer nunca regresaste de los jardines de "elefantes efervescentes", "pulpos" e historias de sueños distantes. Tu amor de adolescente, puro, de agua, que expresabas en tus líricas simples y claras -"tu me prometiste la piedra de tu corazón" ('Dark Globe'). Fuiste como un ser medieval metido en las arenas del pop, anacrónico y paradójicamente, el más contemporáneo; una especie de místico pop que compuso canciones eternas y desgarradoramente hermosas como 'No Man's Land', 'Good No Trying', 'She Took A Long Cold Look' o 'Late Night' . Tu eras amigo de escritores como James Joyce, Dylan Thomas y C.S. Lewis, y aunque fuiste una estrella de la industria, tu amor siempre estaba en la literatura, en tus ensueños y en la vida. Hace tiempo atrás, en el recital de Roger Waters en Chile, una estrella se desprendió del cielo en tu honor. Me pregunto: ¿qué mejor reconocimiento puede recibir un artista, que el que la naturaleza y el misterio toquen su puerta?

Y en este día de otoño, cuando las hojas caen muertas y la lluvia se aproxima, me sumerjo en tu arte descomunal, me dejo atrapar y viajo junto a ti por el infinito hacia lugares desconocidos por mi corazón . Silencio, que la voz de Barrett se acerca por el viento, silencio "te he escuchado cantar en el aire de la medianoche/ he cerrado mi libro ya no leeré más/ mirando el baile del fuego/ he dejado el libro en el suelo/ he dejado mi habitación/ porque te he escuchado cantar a través de la oscuridad, cantando y cantando". Fragmento de la letra del tema 'Golden Hair', que Barrett tomó de un poema del escritor irlandés James Joyce.

"The Madcap Laughs" es sin duda el mejor disco de la corta y genial carrera de Syd Barrett.

Héctor Aravena

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado