Se encuentra usted aquí

La Vida Bohéme - Tan lejos, tan cerca

La Vida Bohéme - Tan lejos, tan cerca

Entrevista con Henry D'Arthenay
Sábado 30 Septiembre, 2017
La Vida Bohéme - Tan lejos, tan cerca

Exiliados del régimen Maduro, sin pelos en la lengua para criticarlo, los integrantes de La Vida Bohéme tuvieron que adaptarse a una nueva vida en México. Alcanzaron a conquistar al público venezolano antes de emigrar hace unos años y vienen ganando poco a poco seguidores fieles por Latinoamérica. 

Presentan su tercer disco llamado "La Lucha", cuyo primer lanzamiento fue 'Voce', una canción con producción cinematográfica que muestra una historia particular, con un sentimiento latinoamericano. El proceso de la agrupación venezolana ha sido lento pero seguro. No hay canciones prefabricadas y no hay afán de saturar las redes. Sin tener los privilegios ni la trayectoria de bandas gigantes como Radiohead o Nine Inch Nails, Daniel de Sousa, Sebastián Ayala, Rafael Pérez y Henry D’Arthenay se dan el lujo de tomarse su tiempo, experimentar y componer a su propio ritmo.

Hablamos con Henry, el vocalista, en su visita a Bogotá en el marco del Concierto Radiónica y esto nos contó sobre la composición, la música y la vida.

En estas épocas de canciones y no de álbumes, se tomaron cuatro años para terminar "La lucha", en total contravía de lo que se hace actualmente. ¿Cómo hicieron?

Henry D'Arthenay: Nosotros no estamos haciendo hamburguesas de McDonalds. Es más bien como una sopa, con ingredientes, con paciencia, que todo se mezcla. No es sacar una hamburguesa para vender y ya, no somos ese tipo de personas. Estamos en paz cuando nos tomamos nuestro tiempo y hacemos las cosas.

¿Y cómo supieron que ya estaba totalmente terminado?

H.D.: El disco es el que te dice cuando está listo, tú no eres el que lo decide. De hecho, si fuera por uno, nunca terminaría los discos. No se terminan, uno los abandona. Nos mudamos a Ciudad de México desde Venezuela y el disco estuvo relacionado con ese proceso, establecernos en otro país y volvernos adultos. Conseguir un lugar donde estar, estabilidad de algún tipo lejos de casa. A pesar de que fue largo... fue nutritivo que fuera largo.

Pensaría cualquiera que fue un proceso difícil llegar a un nuevo país y seguir viviendo del arte. 

H.D.: Fue fundamental mudarnos a Ciudad de México, donde independientemente que no es nuestra casa, es una ciudad donde no es caro ser libre. Ha sido rudo, pero hay muchas opciones y nos tenemos los unos a los otros. Lo haces porque crees en ello, porque hay algo importante ahí.

No solamente en el largo proceso del álbum se ve que intentan conservar las dinámicas de antes de la música, también con los directos en los que en realidad aplican el concepto de “en vivo"…

H.D.: Independientemente de que no todo el mundo lo entienda, la plusvalía de lo que estamos haciendo es eso. Veámoslo de esta manera. Por lo general las bandas se montan y lanzan pistas. Nosotros tenemos una computadora pero no la estamos usando para lanzar pistas. Es un cerebro donde estamos conectando un montón de máquinas que están vivas y que, al final del día, lo que hacemos es ponerles efectos y aprovechar que procesan información muy rápido, no necesariamente tiene que ser un play, que es una gran desventaja que están sufriendo los músicos hoy, que se están perdiendo una gran parte de lo que la tecnología les puede ofrecer. A nivel de público te puedo decir que, sin saber lo que es un sintetizador, el hecho de que las cosas estén pasando en tarima, te permite tener en verdad conexión con la gente. 

 

Eso, para quienes no entendemos el mundo de las máquinas, ¿qué representa?

H.D.: Si una persona empieza a aplaudir, nosotros podemos ir con el ritmo de las personas, no estamos casados a como va la pista. Podemos improvisar. Si vamos a ciudades donde tenemos amigos músicos, tenemos la posibilidad de invitarlos a hacer cosas al momento. Esto abre una puerta muy hermosa que es la de lo orgánico, lo inesperado. Las cosas que están cuadradas no tienen tanto corazón como las cosas que están así, despeinadas. Mucho de lo que está pasando con nosotros en tarima es que todo está más o menos vivo, entonces nos permite a las máquinas y a nosotros crear algo en conjunto. Las máquinas, nosotros y la gente guiándose por los sentimientos.

En su música se nota el folclor de Latinoamérica, pero no de forma explícita, como en ‘Angelitos negros’ del álbum anterior "Será". ¿Cómo es su relación con el folclor?

H.D.: Con "Será" sentíamos que el folclor de nuestro país, Venezuela, en cierta manera, está un poco estancado, pero porque está en una especie de estante, como que no se puede tocar. Se olvida que en un momento el folclor justamente fue bastante improvisado y no académico. Viene del campo, de cosas rurales, del cabalgar de los caballos hasta cantos de bandera. Cuando estábamos en "Será", sentimos que los artistas de nuestro folclor, nuestras edades y generación, le teníamos miedo a mezclarlo. Es bastante delicado el hecho de agarrar algo tan antiguo y tratar de llevarte el fueguito de eso, pero que puedas ponerlo en distintas épocas y que las personas se encuentren con el fuego y no con la forma. Por ejemplo, ‘Angelitos negros’ es un joropo moderno porque tuvo que ver con estudiar las métricas y no intentar hacerlo obvio.

Sin meter el folclor a la fuerza...

H.D.: Sí. Cómo haces para que esa esencia se mantenga y, al mismo tiempo, adaptarla a una forma más contemporánea. Tratar de desestancar el folclor. Al final del día son esas métricas y esas cosas que ¿quién dice que no las puedes tocar en otro instrumento?, que no las puedes adaptar a tecnologías que no están hoy en día. Siempre y cuando se mantenga la esencia, eso sigue vivo. Tratamos de hacer eso, que las guitarras suenen como sintes, que los sintes como guitarras, que los metales hagan cosas que no deberían hacer los metales. Estamos jugando a algo que no deberíamos, pero bajo las reglas de ciertos aspectos folclóricos, sin que sea tan disociado. 

Otro aspecto muy cuidado que se nota en "Será" como en "La lucha", es la transición de canción a canción...

H.D.: A medida que íbamos montando los instrumentos en las canciones, las cosas se iban dando. Montamos un estudio, pusimos unos micrófonos, unos mixers y empezamos a tocar estas ideas que teníamos jugando, como quien juega fútbol. Empiezas a tocar la canción y de repente te estancas en un punto. Ahí intentábamos y proponíamos y, de alguna manera, íbamos componiendo. Ese mismo proceso lo adaptábamos a cuando se acababa la canción y mirábamos qué se sentía más natural y empezábamos a trabajar en esa canción. La composición nos iba dando el camino. Tomábamos decisiones a medida que escuchábamos por primera vez. 

Un proceso netamente experimental…

H.D.: Fue como con una linterna, explorando lugares a los que no sabíamos que íbamos a llegar, siempre abiertos a encontrarnos con algo que siempre nos pasaba. Alguien toca una nota que no tenía que tocar y eso mismo puede dictar la canción que viene. Mucho con "La Lucha" fue extraño, un gran sueño. Nunca supe cuál fue el comienzo y cual el final. 

"Nuestra", "Será" y "La Lucha" son sus tres discos… ¿a qué responde el nombre de este último?

H.D.: Cuando llegó "La Lucha", el nombre del disco fue lo primero que salió. Cuando empezamos a escribirlo, la palabra empezó a salir por todos lados. Y los tres nombres son una frase, estas tres cosas logran algo junto, nos engloban a nosotros diez años para atrás. 

El nombre también es muy político, como es la naturaleza de La Vida Boheme. ¿Cómo reciben en Venezuela estos contenidos de ustedes?

H.D.: Yo he tenido ya problemas con el Gobierno y la verdad ellos ni se enteran de con quien tienen el problema. Ellos están persiguiendo tuiteros y todo el mundo que es disidente, y en las protestas se dieron cuenta de que tienen que apretar el cinturón más. Me ha tocado entrar por Cúcuta (frontera con Colombia) sin saber si me van a quitar el pasaporte. Hemos intentado ir a tocar desde enero, pero el mismo país no lo permite., las aerolíneas se fueron y si alguien va a poner un peso para nosotros por tocar, preferimos que lo pongan en medicinas y comida que sentimos que sí es necesario. 

 

¿Cree que esa situación de Venezuela empuja de alguna forma su sonido?

H.D.: Nos consideramos gente que ve el futuro en todo sentido, desde el sonido hasta lo que pensamos de la sociedad, porque la realidad es que nadie decide nacer. A nuestros ojos, la vida tendría que ser tan sencilla como una existencia, listo. La vida no tiene la capacidad de comprenderse a sí misma. Las personas que ponen las reglas, las pusieron antes de que nacieras, los sistemas ya están hechos. Ellos no entienden que lo más importante para la vida es ser y ellos no tienen que regularla, que comprobarla, cualquiera que sea la idea que ellos tienen del mundo. Sea izquierda o sea derecha, para mí el Gobierno no es más que un gerente y en Latinoamérica se comportan como todo menos como gerentes sino como rockstars, se venden y en realidad uno tiene que saber es cómo van las cuentas, cuánto dinero salió y entró. Esas son nuestras ideas como banda y por eso nos ven políticos y por eso somos como salmones.

Y en cuanto al sonido, específicamente…

H.D.: En cuanto al sonido, somos jóvenes, creemos en la tecnología como un medio para crear cosas, cosas no frías, cosas con calor, con corazón. Sin hablar más que de comunicación, el hecho de que podamos hablar con otros en distintas partes y con tranquilidad, como lo hacemos hoy, el hecho de que con una computadora puedas crear instrumentos musicales, arte visual, eso es algo que siempre nos ha fascinado y eso está con el humanismo, con que las personas digan "qué bonito ese color", nunca lo había visto de esa manera. No está en ningún sentido intentando caerle bien a todo el mundo, ni ser fórmula de éxito. Sencillamente, estamos intentando enviar la pelota lo más lejos que podemos y estamos claros en que La Vida Boheme está más cerca del mainstream que lo que otros grupos de este estilo se lo permiten, una gran posición que nos permite ser forajidos, estar fuera del sistema e ingresar bombas.

Entrevista: Renata Rincón 

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Entrevistas La Pestilencia La Pestilencia – Retrato de un país protagonista 6 horas 28 mins
Entrevistas Helloween Helloween – Con todos los poderes 1 mes 2 semanas
Entrevistas La Beriso La Beriso - Canciones desde el corazón 1 mes 3 semanas
Entrevistas El Cuarteto De Nos Entrevista: El Cuarteto de Nos – Contagio de emociones 2 meses 4 semanas
Entrevistas Criminal Entrevista con Criminal – Hora del reencuentro 2 meses 4 semanas