Se encuentra usted aquí

SCORPIONS

SCORPIONS

¿El último picotazo del escorpión?

MOVISTAR ARENA

VIERNES 14 DE SEPTIEMBRE 2012

 

 

Veinticuatro meses exactos después de su última visita, el quinteto de Hannover volvía al país para entregarnos un último picotazo de su aún afilado y venenoso aguijón, pero como bien dice esa frase enchapada para el bronce en la historia rockera, esa que dice “never say never” (“nunca digas nunca”), no se puede asegurar con plena certeza que esta haya sido finalmente “la última vez”.

 

Y es que cuando uno ve a un dinosaurio dorado como Scorpions, que aún es capaz de entregar su material con la misma pasión y energía desde hace 45 años, cuando comenzaron su andanada rockera, con un adolescente líder de 17 años llamado Rudolf Schenker que fundó la banda en 1965, siempre queda esa idea en el aire, ese pensamiento en la cabeza, aquel que pide que “sigan un par de añitos más”, afirmación que luego de presenciar el aplastante concierto de anoche en el Movistar Arena, se convierte en una realidad irrefutable.

 

Con una producción escénica fantástica, compuesta por una plataforma de tres niveles, con un cabezal central que se introducía varios metros hacia el público, tres pantallas led gigantes en el fondo con abundantes apoyos de video, un sensacional juego de luces que aportaba notables combinaciones cromáticas y un gran sonido, perfectamente equilibrado en potencia y definición, dieron el marco ideal para un show memorable, el que tuvo el mismo esqueleto central de la visita anterior con algunos cambios en el set list. ‘Sting in the Tail’ del último disco inició la ceremonia, pero fue cuando el grupo se metió en una potentísima versión de ‘Make it Real’ el momento en que el público realmente comenzó a prenderse con una actuación sin fisuras. Una batería de clásicos indelebles de su material más antiguo, con esa genial ‘Is There Anybody There?’ y su main riff robado del reggae, o esa inmensa ‘The Zoo’ que fue una verdadera tromba, un bombazo de Heavy Metal de toda la vida en una versión más rápida y pesada donde el descomunal norteamericano James Kottak aporreó su kit de batería con el mismo fulgor con el que brilló toda la noche, para enganchar luego con esa instrumental legendaria de ‘Coast to Coast’ que ya es toda una postal épica de la historia del rock, cuando los cuatro músicos se van al borde del escenario, que provoca el delirio de los fans. El primer tercio del show se completó con una excelente versión de ‘Loving you Sunday Morning’ y a esta altura ya podíamos comprobar el notable nivel en la voz de Meine, superior a la performance de su último show en Chile; también maravillarnos con ese incombustible Rudolf Schenker que con 64 años corre y salta como un adolescente por todo el escenario durante los 90 minutos del show, dándolo absolutamente todo, y alucinar con la técnica siempre fina y prolija del gran Matthias Jabs. Junto a ellos, el bajista polaco Pawel Maciwoda que cumple su rol a cabalidad y apoyando bastante en los coros.

 

Luego vino un quiebre y el grupo agasajó al público con una trilogía de sus célebres baladas, comenzando con ‘The Best is Yet to Come’ del último disco (que contó con una guitarra extra sobre el escenario tocada por un roadie), la bellísima ‘Send me an Angel’ cantada por todo el estadio, para rematar con la versión completa de ‘Holiday’ con toda la banda, Kottak incluido, instalada en el cabezal frontal del escenario.

 

El Hard Rock regresó con ‘Raised on rock’, la festiva ‘Tease me Please me’ y la potente ‘Hit Between the Eyes’ las que dieron paso al solo de batería bautizado como ‘Kottak Attack’ donde el baterista realizó la misma rutina del show anterior, dándole vida a algunas de las portadas de discos más icónicas en la historia del grupo. Tras cartón ‘Blackout’ retumbó con su potencia, con un Rudolf Schenker con su cabeza vendada tal como en la portada del disco y su guitarra con un tubo de escape incorporado por la cual salía humo. Luego vino un pequeño momento solista de Matthias Jabs y su ‘Six String Sting’ la que enlazó con el himno ‘Big City Nights’ que marcaba el final del set regular y donde la banda recibió una gran cantidad de banderas y lienzos al despedirse (gentileza que la banda devuelve regalando una gran cantidad de baquetas durante todo el show). Los bises se iniciaron con el himno sagrado al amor con ‘Still Lovin’ you’ y la siempre infaltable ‘Wind of Change’, donde el grupo no cae en el chauvinismo de cantarla en español, para rematar, ahora si con esos clásicos inmortales de ‘No One Like You’ (que la habían quedado debiendo en el último show), y ‘Rock you like a Hurricane’ celebrada por todo el público. En sus shows en México el grupo había adicionado la excelente ‘Rhythm of love’ en la mitad del show, pero esta noche lamentablemente no sonó.

 

Con ‘My way’ inmortalizada por el crooner Frank Sinatra sonando por los parlantes, el grupo dejó su testamento como la banda alemana más exitosa de la historia y una de las top ten en la historia del rock, en una jornada que tuvo como único punto opaco un espacio vacío que quedaba al final de la cancha vip, en circunstancias que el resto de las ubicaciones estaban colmadas. La experiencia nos indica que en los shows de rock la cancha vip genera anticuerpos y definitivamente a la gente no le gusta, pues va en contra del espíritu del rock de tener a todo el público ahí pegado al borde del escenario y también afecta a la banda pues genera un factor en contra del clima y júbilo que todo show de rock provoca, pero con profesionalismo, carisma y una entrega a toda prueba, el grupo soslayó este detalle, y una vez más nos entregó un show memorable, intenso y también emotivo. ¿Será esta la última vez? De verdad espero que no, pues aún corre mucha sangre por esas venas y ese aguijón aún tiene veneno. Que lindo sería tener a los teutones y su batería de clásicos en una ocasión especial, en un Festival de Viña por ejemplo, total soñar es gratis y esta noche, Scorpions nos dio el combustible para seguir haciéndolo. Notable.

 

Cristián Pavez

Fotos: Sebastián Jiménez

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado