Se encuentra usted aquí

Dear

Dear

Dear

Boris
Jueves 02 Noviembre, 2017

2017. Sargent House

La edición de “Dear” de los japoneses Boris, coincide con los 25 años de imparable trayectoria de la banda fundada en Tokio en 1992. Un trío que ha sabido conjugar como pocos, heavy metal, psicodelia, ruidismo y exploración sonora y estructural, en un cuerpo de trabajo coherente y que nunca pierde el empuje ni los cojones rocanroleros. “Dear”, el vigésimo cuarto trabajo del conjunto integrado por Atsuo, Takeshi y Wata, es una inclemente muestra de rock pesado de buena cepa y pura onda melódica, que podría emparentarse con lo hecho por bandas estadounidenses como Kyuss, Melvins o Sleep. Sin embargo, la diferencia está en ese subtexto noisy, experimental y lisérgico de los nipones, que no solo los convierte en una agrupación de buen hard rock, sino que también, en una que se inserta con originalidad y mérito propio en el rock experimental contemporáneo. 

Esto último, es patente en la apertura ‘D.O.W.N. (Domination Of Waiting Noise)’, en la que los riffs monolíticos y minimalistas de guitarra distorsionada, bajo y batería, son complementados con chirridos y sonidos electrónicos, además de melodías vocales impasibles, en una muestra del Boris más denso y ambiental. Exactamente en la misma línea, el drone metal de ‘DEADSONG’ logra ribetes infernales y asfixiantes, para luego pasar a ‘Absolutego’, pieza que hace referencia al nombre de su disco debut del mismo nombre de 1996 y que es una potente muestra del Boris de metal más directo y al punto, que disfruta haciendo un tema adictivo de stoner o rock desértico de avanzada. Riffs de guitarras distorsionadas al límite de la saturación, son la superficie para punteos filosos y melodías vocales propositivas.

Le sigue la más pausada y a todas luces psicodélica ‘Beyond’, en un principio, con la voz femenina de Takeshi como protagonista. Una pieza que baja y sube de intensidad constantemente y que pese a ser más calma en el contexto del disco, mantiene las guitarras saturadas y las melodías seductoras como herramientas creativas. ‘Kagero’ es de frentón una experimentación con el ruido y las voces, en un tema difuso y de ritmos cadenciosos. ‘Biotope’ es el tema más digerible de la placa y se enlaza con esa sensibilidad más pop-rock –en el contexto de la estética del trío- que la banda propuso en álbumes como “Smile” (2008). 

Sin embargo, como los mismos Boris reconocieron, el grueso de “Dear” se basa en la inspiración que tomaron de la gira de celebración de los 10 años de la edición del álbum “Pink” (2005), tal vez el trabajo más metalero de los nipones. Así se siente en la muestra de puro drone-metal que define la instrumental ‘The Power’ y que vincula a los japoneses con el trabajo de otra banda norteamericana que ha sido de gran importancia para ellos: Earth. ‘Memento Mori’ es otra exuberante exhibición de ese metal espeso y encerrado en sí mismo del conjunto, aunque con un hermoso final sin distorsión, mientras que los 12 minutos de ‘Distopia Vanishing Point’ recuerda de golpe que, por mucho que Boris sea una banda de sonido metalero, también es una de estructuras desbordantes y de constante disonancia sónica. Finalmente, el tema homónimo, regresa a esos riffs monolíticos, en nueve minutos de estridencias y feedbacks, del más puro drone metal contemporáneo. Sin duda, un buen regreso de los nipones. 

Héctor Aravena A.

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Novedades Playlist: Las canciones metal más largas 1 mes 1 día
Novedades Rebelión Sónica Boris y Absolut Null Punkt (A.N.P.) en Rebelión Sónica 24 3 meses 8 horas
Novedades Boris Boris se apresta a lanzar nuevo disco 4 meses 3 semanas
Novedades Rebelión Sónica Rebelión Sónica 12: Autechre + Boris & Merzbow 1 año 5 meses
Novedades Boris Escucha nueva canción de japoneses Boris 1 año 8 meses