Se encuentra usted aquí

El viaje peligroso de Daniel Melero

El viaje peligroso de Daniel Melero

El músico argentino está de vuelta con “Cristales de Tiempo”
Jueves 07 Diciembre, 2017
El viaje peligroso de Daniel Melero

“Cristales de Tiempo” es el nuevo disco del músico y productor argentino, quien a ratos confiesa más parecer un científico loco que un artista. Desde Buenos Aires, el autor de discos fundamentales de los 90 como “Cámara”, “Travesti” y “Colores Santos”, nos habla en profundidad de la “información falsa y valiosa” que inspiró su reciente trabajo.

Hay una especie de profecía en el arranque del nuevo disco de Daniel Melero. La obra se inicia con ‘Viaje Peligroso’, una dulce pieza acústica que relata la historia de una expedición y sus tripulantes, quienes realizan una arriesgada aventura hacia la Antartida en condiciones extremas y pocas garantías de regresar a casa. La letra parece acercarse a la tragedia del submarino argentino desaparecido hasta hoy.  “Qué esfuerzo insenzato, tanta calamidad/ Es un viaje peligroso, llegar sin mapa, meses de completa oscuridad en peligro constante”, relata en el track, el cual trae de vuelta al Melero íntimo y siempre algo perverso de “Travesti”. (1994).

Sin embargo, el productor argentino, figura clave en la consolidación de bandas como Soda Stereo, Juana La Loca, Canal Magdalena y Babasónicos,  grabó “Viaje Peligroso” mucho antes que ocurriese la tragedia del ARA San Juan. La letra está inspirada en la expedición de Ernest  Shackleton hacia la Antártida en 1914-1915, las que resultó un fracaso ya que la tripulación quedó varada en el Polo Sur y fue rescatada dos años después. Hacía el cierre de la canción, Melero se acerca más a la historia que hoy enluta al pueblo argentino que a la odisea semi-feliz de Shackleton. “Si se preguntan por el final de esta historia no lo hay, pronto partirán, no regresaron”, concluye el tema.

Daniel recuerdo que en 1988 lanzaste el single ‘No dejes que llueva’ (Del disco “Conga”) y hubo una gran sequía en Argentina y ahora, ‘Viaje Peligroso’ se puede asociar a la tragedía del submarino argentino…

-La verdad que entre mis amigos tambien se comentó algo así. Está situación tiene una cierta reticencia de una idea de algo muy callado. Me inspiré en la expedición de Ernest Henry Shackleton al Polo Sur a principios del siglo XX.  Bueno es más una historia, que un triunfo ¿Quién sabe si puede ocurrir un milagro como en la historia de Shackleton? Recordemos que dejó a toda su tripulación varada en una isla y después de dos años pudieron rescatarlos. Creo que fue con una lancha chilena que logró el rescate y fabulosamente todos los de la tripulación sobrevivieron en condiciones precarias. Eran personas que no tenían ninguna relación con lo que significa el clima antártico. A mi me pareció una hermosa idea y siento que puede haber un vínculo con lo del submarino, hasta en la tapa del disco hay algo donde se ve un bardo encallado. Uno hace tantas canciones,  que puede ser que algún día la realidad te atraviese o cobre un nuevo sentido. Acá yo lo pensaba más como emprender un viaje que no tiene realmente significado, desde un punto de vista de cómo crear un disco. En el caso del arte por suerte son mucho más irrelevantes las tragedias que en la vida. Sin embargo, hay un paralelismo que uno puede sentir. De todos modos, no quiero darle ese sentido tan triste de la realidad.

Más años, más discos

Desde 2013, Daniel Melero ha estado involucrado en varios proyectos que lo tienen casi sacando dos discos por año, convirtiéndose en uno de los músicos argentinos más prolíficos de la última década. A eso se suma la cantidad de veces que su nombre figura como productor de bandas nuevas. “Disritmia” (2013) “Disco” (2014) Carlos Cutaia y Daniel Melero (2014), “Piano Vol 2” (2015), Marcelo “Gillespi” Rodríguez y Daniel Melero, “Desayuno en Ganimides” (2016), “Atlas” (2016) y ahora “Cristales de Tiempo” (2017), son los trabajos que Melero ha editado en los últimos cuatro años. 

A diferencia de los 90´ donde te podías demorar casi tres años entre un disco y otro ahora sacas casi dos por años. ¿Por qué está sucediendo eso ahora en tu carrera artística?

-La verdad que no es algo que me haya propuesto previamente. Aunque, claro, se debe fundamentalmente al entorno que tengo ahora, que es muy productivo en sí mismo. Los miembros del grupo son todos productores y eso tiene una gran influencia sobre cómo funciono al crear un disco. Lo que hago es siempre grabar y dejar que los discos se armen solos. Muchas veces las canciones quedan en un compás de espera hacía otro disco o paralelamente también, ha habido épocas en las que he decidido no editar cosas que ya había grabado. Es más, lo que grabo no lo edito hoy y es parte del artefacto de tortura que soportan mis amigos. (Risas)

A la hora de encarar, “Cristales de tiempo” ¿Pensaste en hacer una respuesta sónica a tu disco anterior “Atlas”?

-Creo que es muy distinto al anterior, aunque quizás no como en otras etapas en las que trabajé por oposición. Sencillamente en este caso, lo que hice fue hacerme original en ciertas grabaciones. Fui solo al estudio con mi guitarra acústica, tenía una caja de ritmos y probé algunas ideas que tenía más o menos… ¿Cómo te podría decir?...casi atadas, en un recordatorio de lo que pensaba hacer esos días. Surgió un buen efecto, también vinieron canciones de lado de los músicos. Cuando hay compositores al lado tuyo y tienen el germen de una canción o de una idea sonora, te la están enviando, la escuchas en tu casa y se transforma en material o se adapta a la situación que podría transformarse en un disco. Yo no fui con el plan de hacer un álbum sino de grabar, así que la idea, el concepto, todo eso, en este caso se fue ajustando en los meses que siguieron. En definitiva, es una muestra del arte o de la música que uno intenta.

Has ido depurando tu estilo para cantar a través de los años,  cada vez más cercano a un crooner, sobre todo en este disco…

-Sí, a medida que va cambiando el cuerpo, cambia la voz y también cambia lo que uno quiere decir o intenta decir.

¿Qué cantantes han sido importantes para ti como referencia, para tu cambio de voces? 

-David Bowie, Scott Walker, Brian Eno, Frank Sinatra y luego John Lydon. Además, de llamarme la atención cómo cantan, me parece que todos ellos tienen un concepto muy fuerte. Me impresiona cómo se involucran o aprovechan el uso del micrófono, que se convierte en un instrumento que es increíble.

La otra vez leía el libro de David Byrne “Cómo funciona la música”  y en él se decía que los artistas tuvieron que aprender a cantar en el estudio, porque era muy distinto al en vivo…

-Bueno, hay una cierta relación. En general, siempre las tecnologías han modificado lo que se puede hacer y sigue haciéndolo. Cantar en el estudio también cambió, pues ahora una voz humana puede sobreponerse a una orquesta gigante cantando súper chiquitito en un micrófono. Cambió la forma de cantar completamente con esa invención. Pero si analizas con detención, un violín no es un artefacto natural, es tan o más complejo que un sintetizador, entonces siempre, cada paso tecnológico trae un nuevo desafío. También sucede que muchas veces se puede saber usar de una manera muy distinta a las intenciones con las que fue fabricada esa tecnología originalmente. 

Tambien has venido logrando un sonido de guitarra acústica muy distintivo. A veces uno ya puede reconocer un acorde “meleriano”…

-Esa es una cosa que intento desde “Travestí” (1994). Creo que allí lo manisfesté.  Cuando estoy grabando un instrumento, el resultado final termina siendo el punto de vista del micrófono, allí está el significado que estás tratando de imprimir. Yo siempre imité en general. Cuando alguien me muestra un acorde nuevo yo tengo un album nuevo. Básicamente a mí siempre me atrajo el tipo de acordes de Luis Alberto Spinetta. No me preocupa mucho que notas estoy tocando, pero sí la armonía que estoy produciendo. Son en esos pequeños detalles que se hacen gigantes, donde se da la diferencia.

Historia y Conpiranoia 

Pensaba en lo importante que es para ti la “conspiranoia”, por ejemplo en la letra del tema nuevo ‘MK Ultra’, que era una supuesta arma secreta de la CIA.

-En términso de especialistas de la conspiración, siempre me he sentido atraído por libros de Robert Anton Wilson, quien sabe que la conspiración existe, pero al mismo tiempo lo toma con ironía y humor. En particular cuando miro por televisión las noticias, pienso que van a transformarse también en historias. Creo que la historia es una narracion desde un punto de vista, lo que sabemos de historia suponemos que son hechos reales y en realidad son ciertos puntos de vista. 

En “Vaquero” (2001) tú  ya decías eso: “la historia es mentira, sólo hay memoria y es personal”…

-Sí, exactamente y en este disco en ‘Así,  Asá’, también digo que “la historia es un cuentito bien cortito”. Las cosas adquieren proporciones que para nosotros son gigantescas, pero que para el cosmos no significan demasiado. En general el álbum viaja mucho a traves de historias tergiversadas. No lo veo como  conspiracionista, ósea sobre las teorías de conspiración, pero sí me llama la atención que hay gente que lo intenta y es re interesante. Personas que intentan el control, intentan el poder y a veces es sólo un poder relativo. Afortunadamente hasta hoy todos hemos muerto y los que estamos vivos probablemente moriremos.

En ‘Piso 24’ del disco “Conga” cantaste “No creo en el amor”  pero en este disco dices “soy un afortunado del amor”. ¿Ha cambiado tu visión de la relación en pareja?

-Pero también decía en ‘Piso 24’: “Sin amor, no creo en el amor”. Está separada perversamente la frase. Parece que estuviera reafirmando el problema, pero si no hay amor, entonces no creo en el amor, pero al final el concepto es que no crees en aquello que no tiene, en este caso, en el mundo de los sentimientos. En esa época quise decir eso. Los sentimientos son muy pocos en el ser humano, cinco serán los sentimientos, no sé: miedo, odio, amor y algún otro…

¿Las melodías vocales las creas en el estudio o llegas con alguna idea previa a grabar?

-Es casi al mismo tiempo de grabar. Se empieza con unos balbuceos, y a veces se transforman en palabras, a veces los espacios del canto no son lo mismos que al comienzo cuando tenía una idea clara de melodía, a veces quedan bautizados los títulos del trabajo, a veces se llaman de otra forma. ‘Guante de Astronauta’ (track 2 de “Cristales de Tiempo”), es la única canción de la que tenía una cierta noción de la letra. ¿Sabes una cosa? Tengo como una lista de proyectos en un archivo de textos en mi computadora con lo que me interesa trabajar o elaborar un disco y “Cristales de Tiempo”  estaba antes incluso que “Atlas”, pero “Atlas” se abrió primero para un disco. “Cristales de tiempo” se abrió paso esta vez y por ahí empecé a redondear las letras.

¿Sigue siendo para ti la experimentación importante? Por ejemplo ayer leí cuando John Cale quería grabar a The Velvet Underground con los amplificadores bajo el agua y yo decía “quizás Melero ya lo intentó” (risas)…

-¡Esa es una idea que desafía la tecnología actual! Para mí es más importante atravesar una experiencia interesante, experimentar algo como si fuese inevitable. De hecho, no considero que esté experimentando. Me atrae mucho más la experiencia de estar grabando, el estudio de grabación como fuente inspirativa y de posibilidad. Por suerte y desgracia, hoy podemos hacer un disco en la casa. Pero ir a un estudio donde valoras la acústica y al experto que eligas como tu ingeniero de sonido, es también parte de la estética de un disco y eso me atrae muchísimo. A la vez, me gusta saber que todos los cables funcionan, que los micrófonos estén en buenas condiciones o estén en tan mal estado, ya que también me interesa el sonido que obtengo. Todo aquello es relativo, pero es parte fundamental del resultado que obtengo.

Un Científico Loco

En ti parece convivir el músico y el científico loco….

-Sí, conviven varios intereses. Me atraen mucho las arañas, los insectos, los arácnidos y hasta los observo como una pieza de hardware perfecta, que se resetean y si se trata de una inteligencia terrestre, creo que está mucho más desarrollada en las hormigas y las termitas que en lo humano. Creo que esas son sociedades completamente conectadas, velocísimas, eficientes y que ya han sobrevivido millones de años.

Eso me recuerda tus lecturas Jean-Baptiste Lamarck  y la evolución de las especies, de la cual dice que el ADN fue manipulado, pero el Dios que proponía Lamarck se piensa ahora podrían ser los extraterrestres…

-La evolución de nuestro cerebro está bastante detenida desde que somos homo-sapiens. Creo que la búsqueda es mirarnos desde afuera. Cuando se piensa en términos de lo extraterrestre, creer que algo tuvo origen acá es ridículo, todo lo material que vemos: las flores, las manos, los ojos, las paredes, todo es materia de otro lado, osea que intervención extraterrestre es lo que originó este mundo. ¿Ahora si vos me decís si creo en la inteligencia extraterrestre? Mira, más bien estoy sorprendido de la falta de inteligencia de lo terrestre.

Hay primero que buscar inteligencia acá…

-Sería muy apresurado concebir con claridad dónde está la inteligencia porque lo que prevalece yo creo es mucho la estupidez 

Volver al Teatro

¿Tú crees Daniel que el rock tiene que volver a ser teatral como en la era del Glam? 

-Probablemente, el rock siempre está en otro lado y uno se entera después. La moneda de cambio del rock ha vuelto a hacer la teatralidad mucho más que el objeto en sí mismo. Es más, tengo la impresión que la abstracción que representa lo digital constituye una forma mucho más interesante de valorar lo que es tocar en vivo y hacía allí me he estado dirigiendo los últimos años. 

¿Y hoy en qué estado crees que está el rock? 

-No sé en qué estado está el rock. ¿Qué significa esa palabra para cada persona? Justamente esa palabra pasa situaciones demasiado amplias ¿Por qué el rock tendría que estar en un estado positivo o negativo? Qué se yo. Creo que siempre hubo más discos interesantes que poco interesantes, o música menos interesante qué información inspiradora.

Jaime González Sanhueza
Fotos por Rodrigo Ottaviano

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Artículos La vuelta por el universo de CERATI-MELERO 3 años 2 meses
Bioxs MELERO, DANIEL 6 años 5 meses
Shows DANIEL MELERO 6 años 7 meses
Entrevistas Entrevista con el pionero argentino