Se encuentra usted aquí

Cory Henry: medicina musical

Cory Henry: medicina musical

Gospel, soul, funk, blues y jazz en una noche imparable
Cory Henry: medicina musical

Ciclo Santiago Fusión
Miércoles 26 de abril de 2017, Teatro Nescafé de las Artes 

El saxofonista nacional Franz Mesko junto a su banda formada por Tomás Alud en bajo, René Méndez en batería y Dj Pérez, fueron los encargados de dar comienzo a la cita, prendiendo los ánimos de la noche con una contundente propuesta de jazz fundido con hip hop, funk, soul, ritmos afro latinos, scratchs y mucho groove. A lo largo de su presentación, que bordeó los cuarenta minutos, Mesko en compañía de varios invitados -entre ellos Javier Barría, Angelo Pierattini, Lautaro Quevedo y los MC’s Matiaah Chinaski y Charly Humos-, entregaron una sólida presentación, con composiciones que forman parte de su disco 2015, “Técnica Mixta”. 

 El sonido urbano de Mesko, fue la antesala perfecta para lo que se venía, pues la banda logró animar a la gente rápidamente: un show que brilló por la mixtura de su música, la alternación constante de invitados, la energía y la atmósfera que lograban los instrumentistas, todos de una gran calidad interpretativa, destacando por supuesto, el pastoso y arriesgado sonido del saxofonista, la solidez y groove de Alud en el bajo, los scratch de Dj Pérez y la versatilidad de Méndez en batería, quien se matriculó con un solo de gran factura, cargado a los ritmos afro latinos.  Una propuesta y una presentación de altísimo nivel, que logra popularizar y urbanizar el sonido y la escena del jazz nacional. 

Pasadas las 22 horas, subió al escenario en solitario Cory Henry. Sencillo y con la mochila al hombro, saludó al público, se acomodó en su órgano Hammond, hizo algunos arreglos técnicos y presentó con sus propias palabras el concepto de su show “The Revival” como “un proyecto muy simple, música que te hace sentir bien, puedes aplaudir, puedes cantar o sólo puedes mirarme”. 

Solo junto a su órgano, Henry comenzó a deslizarse y arpegiar el teclado, insertando de a poco bajos profundos que resonaban fuerte en el piso del teatro. De a poco, la clásica melodía del himno ‘Amazing Grace’ apareció para ser llevada por un intenso viaje adornado de pasajes sutiles y otros de rapidez y virtuosismo,  marcado por el bajo en los pies, los acordes a contratiempo en la mano izquierda y una ondera improvisación en la derecha. Luego, una introducción de arpegios y bajos sumamente delicados dieron paso a ‘Blue Bossa’, otro clásico que nuevamente fue comandado por el groove del tecladista, cerrando de esta forma su íntima y luminosa presentación en solitario.

Para el tercer corte, se sumó el baterista Taron Lockett, quien llegó a energizar la presentación. Desde este momento, la fuerza y la potencia se toman el escenario, con los dos músicos creando una atmósfera mágica, llena de feeling y perfecta comunicación. Le siguieron piezas como ‘Cantaloupe Island’ de Herbie Hancock, el negro spiritual ‘Wade in the Water’, ambas cargadas al groove y la potencia, con el dúo utilizando recursos musicales como pregunta/respuesta, en la cual Henry tomaba la palabra con alguna melodía y era respondido por la rítmica de Lockett, una constante conversación, llena de vigor y dinámicas que transitaban de extremo a extremo. Para cerrar el set de dúo, llegó ‘Drown in my Own Tears’, blues popularizado por Ray Charles, en el cual Henry demostró su calidad vocal, con un timbre y una onda muy cercana a Stevie Wonder. 

En el séptimo corte, la banda se completó con la llegada del bajista Sharay Reed, para continuar con una consistente pieza de blues y, más adelante, inundar la sala con groove y funk, con Henry explayándose con vibrantes improvisaciones por medio de sus sintetizadores. En ‘Living for the City’ de Stevie Wonder, el funky y la onda del momento empoderan al público, quienes participaron con las palmas acompañando un solo de bajo. Para el final, un corte íntimo de voz y órgano fueron la introducción para ‘NaaNaaNaa’, una pieza presentada por Henry como “medicina musical”. Una alegre composición, con un coro completamente contagioso el cual fue cantado por todo el teatro. Luego de varios minutos de intensa energía y un ambiente festivo, el trío se despidió tras la ovación del público, volviendo minutos más tarde gracias al llamado de la gente que seguía encendida de pie coreando el pegajoso naanaanaa.

El bis estuvo a cargo de ‘Give up the Funk (Tear the Roof Off the Sucker)’ de Parliament, culminando la fiesta de la mejor manera, con los asistentes - a estas alturas- de pie, bailando y apostados bajo el escenario, dando así cierre a la perfecta presentación de Cory Herny en nuestro país, quien por medio de su fusión de gospel, soul, funk, blues y jazz, encendió la noche gracias a su carisma, virtuosismo, versatilidad e imparable groove.

Ilse Farías A.
Fotos: Peter Haupt

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Discos Snarky Puppy Family Dinner Volume 2 1 año 2 meses
Galeria Snarky Puppy Snarky Puppy + Banda Magda + Newen Afrobeat 1 año 8 meses
Entrevistas Snarky Puppy Snarky Puppy: No hay primera sin segunda 1 año 8 meses
Novedades Rebelión Sónica 32 Rebelión Sónica 32: Snarky Puppy, Exploding Star Orchestra y más 2 años 1 mes
Videos Snarky Puppy The curtain 2 años 5 meses