Se encuentra usted aquí

TU + O.R.k: Una experiencia sensorial

TU + O.R.k: Una experiencia sensorial

Dos propuestas en contraste
TU + O.R.k: Una experiencia sensorial

Lunes 20 de junio de 2016, Teatro Nescafé de las Artes

Una nueva fecha de Santiago Fusión se vivió ayer en la capital, con proyectos relacionados con dos de las bandas más relevantes del progresivo británico de todos los tiempos: King Crimson y Porcupine Tree. En el caso del curioso cuarteto de rock alternativo O.R.k., el enlace con estas dos instituciones está dado por el bajista del grupo de Steven Wilson, Colin Edwin y por el actual baterista de King Crimson, Pat Mastelotto, mientras que en el dúo TU, se suma al percusionista, el talentoso Trey Gunn, ex integrante de Crimson e intérprete de la Warr Guitar.

Puntuales a las 21 horas, el encargado de abrir el show fue el cuarteto O.R.k., como ya está dicho, con Edwin y Mastelotto, más el cantante y tecladista Lorenzo Esposito y el guitarrista Carmelo Pipitone. La banda propone una especie de rock alternativo, con influencias de Nine Inch Nails y Tool. Presentando su disco “Inflamed Rides” de 2015, el cuarteto deambuló por una fusión musical extraña, que incluía industrial sui generis, metal, math rock, noise y una actitud, aunque deschavetada, bastante controlada. Pipitone iba de la guitarra electro-acústica a la eléctrica, con una técnica que, sobre todo, destacaba por el tapping que exhibió en alguna de las canciones. 

En tanto, Esposito, aparte de sus texturas en teclados y samples, descargaba su voz algo destemplada, mientras que Colin Edwin en el bajo, cumplía su función, pero nunca sobresaliendo demasiado. Finalmente, Mastelotto le entregaba todo el peso y los detalles percusivos, como un baterista de su categoría podría hacerlo. Algunas de las canciones que destacaron, fueron ‘Breakdown’, ‘No Need’, ‘Jellyfish’, ‘Vuoto’ y ‘Pyre’, entre otras. Fue un show de una hora de duración, que estuvo perfecto como una introducción a lo que sería el número de fondo.

15 minutos más tarde fue el turno de TU. Nada más ni nada menos que la base rítmica de King Crimson en dos discos de la importancia de “The ConstruKction of Light” y “The Power to Believe”. Se trató de una propuesta experimental en extremo interesante, que iba de momentos de gran potencia a secciones más sutiles. En todos los casos, ambos músicos improvisaban arriba de bases grabadas y, a diferencia de O.R.k., que se basa en canciones de formato más menos tradicional, TU fue pura búsqueda sónica y dinámicas exploraciones con sonidos, ritmos, matices y colores musicales diversos. 

La versatilidad y expresividad de Trey Gunn en la Warr Guitar es, simplemente, impresionante: podía sonar como un bajo de una potencia tremenda en un extremo y, en el otro, como una sutil guitarra, tocada con suavidad. Entremedio de aquello, todo una gama de sonidos, que podían llegar a punteos desgarrados e intensos, muy en la línea de Robert Fripp, sin duda, una influencia directa en la manera de tocar de Gunn. Mastelotto, por su parte, era el encargado de las pistas grabadas y, por supuesto, de toda la faena rítmica. Fue en TU donde el percusionista de King Crimson demostró toda su calidad como uno de los bateristas más relevantes del progresivo actual.  

Aparte de lo netamente musical, el show de TU tuvo el mérito de ser una experiencia sensorial completa, pues es un concepto audiovisual, ya que en una gran pantalla ubicada en el fondo del escenario, se proyectaban imágenes de gran poder evocativo, que iban desde extrañas historias de una niña con un conejo, a paisajes naturales e iconografías psicodélicas. 

Una de las partes más emotivas del concierto, fue cuando interpretaron novedosas versiones de clásicos de King Crimson: primero con ‘21st Century Schizoid Man’ con el invitado Lorenzo Esposito en la voz –que nunca terminó de convencer en su interpretación de un tema canónico del progresivo- y luego, con un intenso fragmento de uno de los temas claves de la obra de Robert Fripp y compañía: ‘Starless’. La versión resaltó porque Gunn iba ejecutando, al mismo tiempo, la línea de bajo y la de guitarra, mientras Mastelotto hacía de las suyas con potentes y sincopadas partes en la batería.  Una verdadera fiesta "crimsoniana". Al final, el bis fue una pieza de gran potencia e intensidad, que cerró un show redondo, con dos músicos que, una vez más, demostraron su innegable categoría.

Héctor Aravena A.
Fotos: Peter Haupt.

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Entrevistas trey gunn Trey Gunn: Creatividad y reinvención 1 año 5 meses
Novedades THE CRIMSON PROJEKCT debuta con disco en vivo 3 años 11 meses
Discos King Crimson Live In Argentina 1994 4 años 11 meses
Shows TONY LEVIN STICK MEN en Chile 5 años 6 meses
Novedades ¡Ganadores concurso TONY LEVIN STICK MEN! 5 años 6 meses